Cómo ahorrar en el hogar

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

mujer frente a la chimenea
En la vida hay gastos que no puedes obviar. Y algunos de ellos son los que están asociados al hogar. La electricidad, la comida, el agua y la calefacción o el aire acondicionado son indispensables para sentirse confortable en la vivienda. Pero hay veces en las que nos pasamos con los gastos. ¿Sabes qué hacer para recortar un poco en las necesidades más imprescindibles del hogar? Estate atento a las siguientes líneas.

La luz ha subido bastante en los últimos años, por lo que seguro que te dará un dolor cada vez que recibas la factura eléctrica. Utiliza bombillas de bajo consumo. Ahorrarás casi 10 euros al año por cada bombilla de bajo consumo que tengas en casa. Echa la cuenta en función del número de luminarias que tengas en el hogar.

Electricidad

Un medidor de consumo te ayudará a saber en cada momento cuánto estás consumiendo en casa. No son muy caros y, además, hay algunos equipos que te permiten programar los aparatos eléctricos de casa de manera que se apaguen a una determinada hora.

¿Sabías que dejar los aparatos eléctricos con el piloto encendido encarece la factura de la luz? Por ello, siempre apágalos, ya que así no gastarán y, por tanto no subirá tu factura.

Agua

Cierra bien los grifos en casa y comprueba que éstos no goteen. Asimismo, se aconseja reutilizar el agua, por ejemplo, si vas a darte una ducha de agua caliente, aprovecha el agua fría que sale al principio para llenar un cubo y usarla para limpiar otra cosa.

grifo abierto

Calefacción y aire acondicionado

En materia de calefacción y aire acondicionado, busca aparatos de climatización que sean eficientes. Son caros, pero son los que menos electricidad consumen. Además, la mayoría poseen un sistema de ahorro y apagado energético cuando no hay nadie en la habitación o puedes programarlos para que disminuyan de intensidad una vez se haya alcanzado la temperatura deseada.

Por otro lado, también puedes aprovechar el calor residual del horno para caldear una habitación en invierno. Por ejemplo, si has cocinado ahí un bizcocho una vez lo hayas hecho, ábrelo y aprovecha ese calor para calentar la estancia.

Casas, Trucos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *