Las mejores telas para las cortinas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


Escoger las cortinas es una parte fundamental a la hora de decorar cualquier estancia, ya que éstas tendrán un impacto en la sensación que transmita la habitación en cuestión. Podrás escoger entre una gran variedad de colores, materiales y estilos y aunque la clave sea basarse en primer lugar en tus gustos personales, también hay que tener en cuenta una serie de factores.

Hoy en Decorablog vamos a ayudarte a que escojas las mejores telas para las cortinas de tu hogar, para lo que tendrás que fijarte en cuestiones como la iluminación, el tamaño o los colores.

Más luz

Lo primero que tendrás que tener en cuenta a la hora de escoger la tela para tus cortinas es la iluminación. Así, si necesitas más luz, te recomendamos que optes por telas vaporosas que tengan mucha caída y, si es posible, en tonos blancos. Los cremas y los linos de trama abierta también son recomendables. Y si en la estancia apenas hay luz, lo mejor es que instales estores, visillos o cortinas ligeras que atrapen la luz más tenue. Las telas vaporosas y transparentes como las muselinas o las organzas en tonos claros, el hilo o el lino multiplican la claridad y dan sensación de amplitud.

Colores

Aunque para espacios que necesitan más luz lo ideal es escoger tonos claros, también puedes escoger el color de acuerdo con los tonos de la estancia, especialmente los de las paredes y de los tejidos. Los tonos neutros y cremas son siempre una apuesta segura. En cuanto a estampados, si ya hay demasiados en la estancia, deberás escoger las cortinas lisas y al contrario.

Las telas de moda

Mientras que los algodones o linos son más prácticos, siempre que no se arruguen mucho, las organzas, las sedas y los terciopelos son más delicados, por lo que es mejor reservarlos para estancias de poco uso. Eso sí, ten en cuenta que se lleva jugar con los acabados, estampados como la pata de gallo y el tartán y los brillos y colores metálicos.

Medidas

En cuanto a las medidas, en general se suelen colocar unos 15 cm más largas que la ventana, aunque si te gusta que tengan caída y se apoyen en el suelo, puedes añadir otros 10 cm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *