Armarios: cómo distribuir el interior


Los armarios son imprescindibles en cualquier casa. Muchas viviendas de construcción no muy antigua cuentan con los socorridos armarios empotrados, pero lo cierto es que hay gran cantidad de pisos que no tienen esa suerte. Así que hay que pensar en comprar, montar e incluso construir armarios para equipar todas las esquinas posibles…

Pero lo que no se puede hacer es organizar su distribución a tontas y a locas. Y es que hay una serie de medidas y consejos necesarios para saber cómo sacar partido a tope a los armarios de la vivienda. Toma nota:

La altura mínima recomendable para un ropero es de 200 cm, con un añadido de 40 cm por encima si queremos colocarle encima un maletero. El compartimento donde se cuelga la ropa necesita una altura de 110 cm para chaquetas y cazadoras; de 140 cm para vestidos largos y de 160 cm para abrigos. Una buena idea es dividir esta zona en dos compartimentos: en un lado puedes dejar un hueco de 160 cm para los abrigos y por debajo reservar un espacio para calzado o cajas, mientras que en el otro es posible dividir el hueco en una parte superior (con barra de colgar) de 110 cm para cazadoras y chaquetas, y otra debajo, también con barra, para colgar accesorios de tela donde guardar zapatos, complementos…

El fondo del armario debe ser lo suficientemente generoso como para dar cabida a las perchas. Ten en cuenta que una percha suele medir unos 45 cm de ancho. Además, siempre viene bien contar con una zona de baldas para camisas, jerséis, bolsos, etc. Los pantalones, corbatas y cinturones agradecen aquellos accesorios que permiten tenerlos bien organizados y estirados, mientras que para la ropa interior puedes colocar unas separaciones en un cajón donde organizarla, así como las medias y los calcetines.

Fotografía: ambiente de Leroy Merlin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *