Cómo decorar con cuadros

Como-decorar-con-cuadros-3
Los cuadros son excelentes aliados en la decoración. Puede bastar con uno solo para que una habitación cambie totalmente de aspecto. Visten tus paredes y tus estancias y lo hacen de formas muy diferentes.

Por eso, vamos a ver algunas ideas para decorar con cuadros y conseguir que tus paredes tengan un aspecto nada aburrido. Marca la diferencia colgando ese cuadro especial. O varios de ellos. A ver si encuentras inspiración en lo que te cuento a continuación.

Cuadros sobre el sofá

La pared en la que apoya el sofá es un lugar donde siempre quedan bien unos cuadros. Ayudan a darle un toque especial a la estancia. En este caso, se recomienda que no pasen la anchura del mueble y que siempre que sea posible han de quedar a la altura de los ojos, aunque esta opción dependerá de qué altura tenga el respaldo. Y fíjate, también, que al sentarte no toque tu cabeza con el marco…

cuadros-sobre-sofa

Cuadros sobre los muebles

Las paredes de cualquier habitación son un lienzo en blanco para colgar tus cuadros. Puedes hacerlo, por ejemplo, sobre un mueble como una cómoda, una mesita auxiliar, un aparador… Se aconseja que la anchura de este mueble sea inferior al 80% de la que tenga la pieza sobre la que irá, para así diseñar una combinación armónica.

No lo separes mucho del mueble porque si no romperás esa composición equilibrada; la regla es la que te comentaba, la de que debe quedar a la altura de los ojos pero también debes guiarte por cómo quedará la composición general.

Las reglas están para romperlas

Antes te decía que se recomienda que los cuadros sobre el sofá no pasen la anchura del mueble. Pero en decoración, como en otros ámbitos, las reglas están para romperlas, ¿no te parece? Así que si te gusta y te apetece, ¿por qué no separarlos? Mira este ejemplo y comprueba si te gusta. Los cuadros ocupan casi toda la pared, formando una composición equilibrada con las mesitas auxiliares de los laterales.

varios-cuadros-sofa

Un collage con varios cuadros

Esta es una de mis propuestas favoritas. Consiste en colocar varios cuadros para diseñar un bonito collage en la pared. De nuevo, se abre ante ti un amplio abanico de posibilidades. Es bueno que formen un conjunto unificado, es decir, que no se vea cada cuadro de manera independiente.

Puedes colgar cuadros de diferente tamaño y forma, en vertical y horizontal, con marcos diferentes (lo has visto en el ejemplo de antes) y también puedes ponerlos simétricos y alineados, con el mismo tipo de marco y del mismo tamaño, separados por la misma distancia. En cuanto al cuadro en sí, yo apostaría por motivos que tengan que ver entre sí, para que la composición tenga un cierto sentido.

Como-decorar-con-cuadros-4

Cuadros apoyados en muebles y estanterías

En mi casa tengo varios cuadros colocados sobre muebles, en estanterías e incluso en el suelo. Me gusta mucho cómo quedan y, de este modo, no hace falta hacer agujeros en las paredes. Elige un marco lo suficientemente ancho para que se sostenga bien (puede quedarse apoyado en la pared o directamente sobre el marco si es muy ancho).

¿Cómo escoger el mejor cuadro para tu casa?

Ya hemos visto varias ideas para utilizar los cuadros en tu decoración. Pero ¿cómo elegirlos? Mi consejo es que escojas un motivo que tenga un significado para ti. Puede que sea algo con cierto valor sentimental, un regalo o que te decantes por él porque te apasiona el diseño, el dibujo o sus colores. En cualquier caso, tienes que sentirte identificado con el cuadro y lo que transmite. Que, simplemente, lo mires y te encante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *