Cómo instalar una mirilla


Las mirillas son elementos indispensables de seguridad en todo hogar. A través de ellas podemos ver qué personas están detrás de la puerta antes de abrir, lo que nos permitirá saber cuándo debemos abrir y cuándo no. Aunque lo más normal es que vengan instaladas de fábrica, algunas veces no es así o queremos cambiarla por otra con un mayor ángulo de visión. Las más tradicionales están fabricadas con latón, siendo modelos con dos cilindros, uno para la lente y otro de cristal o plástico que protege al primero.

Su instalación es muy sencilla, sólo tienes que seguir una serie de pasos:

– Perfora la puerta con una barrena de las mismas dimensiones que la mirilla. Si vas a utilizar una pieza vieja, no la agujerees, simplemente retira la anterior.

– Introduce los dos elementos (primero el de la lente) y aprieta con un destornillador los puntos de cierre del cilindro exterior.

– Instala la mirilla a una altura accesible para todos los habitantes de la casa, no la coloques demasiado arriba. Sitúala en un punto en el cual el ángulo de visión sea el máximo posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *