Consejos para impermeabilizar tu hogar


Hay varias obras que se pueden hacer en el hogar que no solo te ayudarán a resolver cualquier problema sino que conseguirás una calidad de vida mucho mejor, evitando en muchos casos poder tener problemas futuros. Una de estas obras es la impermeabilización, que se puede llevar a cabo en diferentes lugares del hogar y que las protegerá de diversos factores adversos como pueden ser las lluvias. Aunque no se trata de una obra indispensable para poder vivir, sí es muy recomendable, especialmente si vives en una zona en la que llueve con frecuencia.

Impermeabilizar tu hogar, concretamente el techo, no es una tarea muy complicada, así que si no puedes permitirte la contratación de un profesional para hacerlo, toma nota de estos consejos y conseguirás muy buenos resultados:

– Limpia con una escoba toda la zona en la que vayas a hacer la impermeabilización para que quede totalmente libre de grasa, aceite, humedad, óxido, polvo o cualquier otra sustancia. Utiliza una espátula para quitar lo que no consigues eliminar con la escoba. Cualquier sustancia puede afectar a la adherencia de los productos, con lo que el resultado no sería tan bueno como si estuviera totalmente limpia.

– Si ya tenías la zona impermeabilizada y lo que vas a hacer es poner partes nuevas, retira todas las partes del impermeabilizado que tuvieran mala adherencia o algún tipo de daño.

– Sella cualquier grieta o fisura con cemento plástico, especialmente en zonas muy importantes como las bases de tinacos, desagües, chaflanes, instalaciones telefónicas o antenas parabólicas.

– La superficie en la que vayas a utilizar el impermeabilizado deberá tener al menos un 2% de pendiente a favor de los desagües y que no haya ninguna zona que se pueda encharcar ya que eso estropería la obra.

– Todo el cableado que haya en esa zona tendrá que quedar por encima de la superficie cuando pongas el sellador, el cual tiene que ser acrílico sin diluir y aplicarse en una capa uniforme. Deja secar unas 3-4 horas. Cuando se haya secado, coloca el refuerzo en los puntos más críticos y poniéndole una buena capa de impermeabilizante para que la adherencia sea total. Coloca después la tela de refuerzo y aplica otra mano de impermeabilizante para evitar que se formen arrugas o burbujas.

– Cuando se hayan secado los refuerzos que has puesto en las zonas críticas ya podrás aplicar una primera capa de impermeabilizante en toda la superficie, siempre con un cepillo de ixtle y sin hacer demasiada presión. Una vez hecho eso, conseguirás una impermeabilización perfecta para tu hogar.

Bricolaje,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *