Cuidados para la piscina


El verano está al caer… Mejor dicho, en la mayor parte de las regiones de nuestro país prácticamente ya ha llegado. De hecho, las piscinas municipales ya están abiertas para disfrutar de un buen baño refrescante con el que mitigar el calor. Aquellos afortunados que disponen de su propia piscina, por pequeña que sea, saben lo agradable que es disfrutar de un baño relajante después de un duro día… Pero para poder hacerlo, hay que tener la piscina en perfecto estado, y para ello es necesario someterla a unos trabajos de mantenimiento.

Limpieza, pintura, reparaciones… Hay unos cuantos aspectos a tener en cuenta a la hora de poner nuestra piscina a punto para la temporada de baños.

Si las paredes del vaso están revestidas de gresite, es muy probable que haya teselas (las pequeñas piezas de vidrio que forman el revestimiento) que se hayan desprendido. Volverlas a colocar es importante para que la piscina esté tan bonita como siempre, pero también para mantener el agua limpia. Existen adhesivos que pegan directamente debajo del agua, con los que no tendrás que vaciar tu piscina para pegar las piezas. La firma Ceys cuenta precisamente con uno de estos productos, que podrás encontrar en centros de bricolaje y buenas ferreterías.

Las piscinas de cemento revestidas de pintura también terminan por “pelarse” o generar algas y mohos. Antes de empezar a utilizarlas, hay que vaciarlas (no es bueno tenerlas sin agua, aunque sólo sea una parte, durante el invierno) y volverlas a pintar. Para esto se utilizan pinturas especiales al clorocaucho, que puedes aplicar con rodillos de mango extensible para llegar a todas las zonas. Hoy día hay pinturas de este tipo que se rebajan y limpian con agua, más fáciles de usar y menos tóxicas. Un consejo: si quieres una piscina “tipo alberca”, pinta el cemento de un color amarillo ocre. Mezclado con el azul del cielo que refleja el agua obtendrás un sorprendente y bello color verde.

Si la piscina no está limpia o presenta restos de mohos, habrá que vaciarla y limpiarla en horas de sol. Un producto especial desincrustante será el mejor aliado. También es importante aplicar después un producto anti-algas. Y por supuesto, los filtros y bombas también han de ser revisados para que podamos disfrutar de nuestra piscina sin preocupaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *