Las persianas venecianas


Las persianas venecianas tienen un diseño de los más eficaces del mercado a la hora de impedir que el Sol entre en tu casa, ya que puedes graduarlas y, según tus necesidades, decidir la cantidad de luz solar que quieres que entre en tu hogar en cada momento. Estas persianas pueden ser de diversos materiales como el la madera, el aluminio o el PVC, que son las más utilizadas porque son mucho más ligeras que las otras y son más sencillas de limpiar. A mí particularmente me gustan mucho más las de madera porque estéticamente son las mejores, aunque para poner unas u otras depende mucho también el tipo de ventanas que tengas en tu casa o en la habitación en concreto donde las vas a poner.

Tanto las de PVC como las de aluminio se pueden curvar ligeramente sus lamas para poder mirar por la ventana sin tener que levantar la persiana, algo fantástico si alguien llama a tu puerta y quieres ver quién es antes de abrir, algo que suele suceder cuando no esperas visita y, por qué no decirlo, cuando oyes jaleo fuera y quieres cotillear sin que te vean. Actualmente hay persianas venecianas de muchos colores, así que podrás elegir las más adecuadas para la decoración que tienes en casa o también, por ejemplo, las del color favorito de los niños si es para poner en su habitación. Amarillo, verde, azul, rojo, berenjena… toda una gama de colores para que puedas elegir las que mejor van a lucir en tu hogar.

Una de las grandes ventajas que tienen las persianas venecianas es que apenas hacen ruido cuando las subes o las bajas, lo que además te vale para colocarlas en el techo y separar ambientes en una habitación o para simular ser una puerta de algún mueble, ya que al disponer de una gama tan amplia de colores puedes colocarla en todo tipo de decoraciones y ambientes. Además, son muy ligeras así que no tendrás que estar tirando con excesiva fuerza para que cambien su posición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *