Lo rústico está de moda


El turismo rural hace ya unos años que está bastante de moda, cada vez somos más las personas que escapamos de las grandes ciudades para pasar un fin de semana en un hotelito o casa rural. Incluso una parte de la población está dejando su vida de ruido y estrés para irse a vivir a los pueblos de la sierra. El secreto del éxito del turismo rural es la posibilidad de tomar contacto con el campo y descansar en casas grandes y acogedoras. El estilo rústico es confortable y cálido, ideal para personas a quienes gusta lo tradicional.

A lo mejor el estilo rústico no es el más indicado para decorar un pequeño apartamento de la ciudad, pero quién sabe, como decimos siempre, en decoración no hay reglas y los contrastes arriesgados pueden resultar muy interesantes. De todas maneras, si tienes una casita en un pueblo o en la sierra, no la descuides y decórala al estilo rústico, no es demasiado caro y tu casa resultará mucho más agradable.

Lo primero que destaca en el estilo rústico son los materiales, que son naturales y nada sintéticos: piedra, corcho, ladrillo, barro… son los más indicados. Para los muebles, obviamente, elija madera natural como roble o pino. Además de ser muy bonitos son muy resistentes, una gran mesa de madera le dará mucha presencia al comedor. Puede completar el conjunto con sillas de hierro forjado. Una cama de hierro forjado con un gran cabecero también irá fantástica para su propósito de decorar con estilo rústico.

En cuanto a los adornos, intente buscar objetos relacionados con la naturaleza como antiguos objetos de labranza o jarrones con flores. En los mercadillos de los pueblos hay piezas muy interesantes como tallas de madera, balanzas, arados, cencerros… Tampoco hace falta que cuelgue una cabeza de ciervo en el salón para darle un estilo rústico, con unos cuantos detalles conseguirá el objetivo deseado. Además también puede jugar con los contrastes y mezclar, por ejemplo este estilo con el estilo asiático y colocar unos palos de bambú o una fuente pequeña de agua. Complete con objetos de cestería y unas velas.

Otra cosa muy importante del estilo rústico son los colores: marrón, verde, mostaza, chocolate son los que mejor le van. También es muy adecuado el color beige, ya que es natural, delicado y neutro, lo que hace que combine bien con todo lo demás. Si la casa tiene poca luz natural agradecerá unos toques de color ocre estratégicamente posesionados. De todas maneras, intente cuidar al máximo la luz natural. Y ya si tiene chimenea, será perfecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *