Moqueta de algas para la primavera


Las alfombras y moquetas parecen patrimonio exclusivo del invierno. Pero nada más lejos de la realidad: en este caso, sí lo son las que están realizadas a base de materiales cálidos, como la lana o las fibras sintéticas que la imitan. Sin embargo, para la llegada de los días cálidos también hay opciones que permiten vestir nuestros suelos de la forma más fresca, decorativa y limpia. Por ejemplo, las moquetas de algas.

Si bien es cierto que el concepto “moqueta” nos remite a tiempos pasados, en los que los pavimentos de las casas estaban completamente cubiertos de este tipo de productos, hoy día las cosas han cambiado y hay opciones muy atractivas, como las moquetas vegetales.

Las que están realizadas a base de algas marinas tienen muchas ventajas. Son vegetales, lo que las convierte en una opción natural y ecológica, además de nada tóxica para las viviendas. Aunque resultan algo más delicadas que las moquetas de sisal, de aspecto más o menos similar, también tienen muchas ventajas en comparación con ellas: sin ir más lejos, su precio, bastante más económico.

Por otra parte, las moquetas de algas resisten muy bien la humedad; mejor que las de lana o las de coco. Son muy duraderas y flexibles, y tienen cualidades impermeables. Y por si fuera poco, sus tonos neutros son perfectos para disimular manchas (hogares con niños, atención…). Precisamente este tipo de tonos las convierten en una buena opción para oficinas y despachos, y para viviendas de estilo moderno o colonial. Si os gusta andar descalzos por vuestra casa cuando llega el buen tiempo, una moqueta de algas marinas de calidad puede ser la mejor base para vuestros pies.

Fotografía: Moqueta de algas de Crucial Trading.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *