Razones para elegir un sofá de color gris para el salón

ordenador-sobre-el-sofa
El sofá es uno de los elementos que crea en torno a sí mismo un espacio de descanso y bienestar en el salón. Un mismo diseño de sofá puede cambiar por completo a partir del color elegido. El gris es un ejemplo de elección que combina con muchas tonalidades diferentes. Una de las ventajas de esta tonalidad cromática es su actualidad en el tiempo puesto que no está condicionada por la tendencia.

Las novedades de cada temporada en la decoración del salón muestran el dinamismo que inspira a quienes se encuentran inmersos en un proceso de reforma. Pese a que este tiempo de transformación es temporal, el resultado final busca la permanencia de una creación que acompañará a la familia protagonista en distintos momentos. El color gris combina con otros tonos básicos de la decoración, por ejemplo, el blanco. De este modo, combina perfectamente con una pared pintada en este color.

Un sofá versátil que se adapta a los cambios

sofa-mesa-y-lampara

Un sofá de color gris puede completarse con un amplio catálogo de textiles creando contrastes llamativos o siguiendo una misma línea cromática. Un cambio de imagen que aporta un estímulo de novedad al interiorismo de una estancia que las familias disfrutan en la convivencia.

El color gris es un elemento presente en muchos salones que reflejan el paisaje de la tendencia del estilo nórdico que aporta luz al interior. Pero también se adapta a otros estilos. El estilo de decoración no se concreta únicamente por medio de los colores, sino también a través de las líneas y formas.

Amplia gama de grises

libros-sobre-la-mesa
El gris es un color creativo no solo porque a partir de su versatilidad inherente combina perfectamente con otras muchas tonalidades, este tono no es lineal y puedes encontrarlo en múltiples opciones. Desde el gris perla hasta un matiz más oscuro. El sofá es un elemento protagonista del salón. Y la elegancia del color gris embellece el conjunto de esta zona de estar.

La decoración del salón no es un conjunto acabado que se mantiene invariable a lo largo de los años sino que, con frecuencia, se actualiza a través de algunos detalles ornamentales. En otros casos, surge el deseo de cambiar de posición algunos de los muebles que describen este mapa de situación. Un sofá de color gris se adapta perfectamente a este proceso de transformación a partir de la fortaleza de su propia tonalidad. Este es un color elegante.

Combinación con colores de la naturaleza

sofas-en-espacio-abierto

El gris también puede vestir distintis tipos de texturas que individualizan el sofá a partir del material que distingue este diseño. Por ejemplo, un sofá de terciopelo en color gris. La sofisticación de este tipo de tapicería también describe la elegancia atemporal de una propuesta elegida por muchas personas.

Si el sofá está situado junto a una de las paredes del salón, es posible completar esta imagen principal por medio de detalles situados en la altura. Por ejemplo, la colocación de un cuadro más especial por su imagen o su valor emocional.  El color gris aporta armonía y equilibrio en un espacio formado por una composición de distintas tonalidades. Es una suma de equilibrio visual.

La naturaleza es una evocación constante en interiorismo puesto que algunos de los colores más bellos pueden observarse en los paisajes naturales de las distintas estaciones del año. El gris es un color que armoniza perfectamente con otras tonalidades presentes en este espacio exterior como el marrón, el verde o el azul.

Por tanto, la elección de un sofá de color gris puede ser un acierto de interiorismo. Y, además, el color gris claro también se adapta a estancias pequeñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *