Tipos de suelos de madera


El suelo de madera es una de las mejores elecciones para el hogar ya que no solo es muy bonito y de gran calidad sino que da una sensación de amplitud muy importante a la estancia en la que está, además de conseguir una elegancia que no se consigue con otros y de ser muy resistentes y duraderos. Todas ellas son algunas de las ventajas que tiene este tipo de suelos y que lo convierte en uno de los más solicitados y vendidos.

Antes de elegir el suelo debes tener en cuenta varios aspectos como el acabado, la forma, el color, la resistencia, el tipo de material o la habitación en la que se va a ubicar ya que no es lo mismo un pasillo con mucho tránsito que un dormitorio. Si vas a colocarlo en una casa en la que hay mascotas o niños deberías decantarte por maderas duras como el roble, el arce, el fresno o la jatoba, mientras que en el caso contrario puedes utilizarlas semiduras como el pino, cerezo o abedul.

En cuanto a los tipos de suelos de madera, se diferencian en dos (multicapa y madera maciza), así que sigue leyendo y te doy los detalles de cada uno de ellos:

Suelos multicapa: Tienen dos o tres capas de madera superpuesta, siendo la superior de madera de alta calidad mientras que las inferiores pueden ser de menor como el pino o el tablero de fibras. Hay muchísimos formatos y grosores y la elección más económica es el suelo chapado. Este suelo se instala ya de manera flotante y las tablas pueden ir con cola unidas con un sistema que las ajusta unas a otras. Debajo de las capas debe colocarse una base aislante de polietileno que amortigüe el sonido de los pasos y que nivele el pavimento.

Suelos de madera maciza: Son tablas de una sola pieza que pueden llevar un acabado ya hecho o que puedes personalizarlo tú con cera, barniz, aceite o cualquier otro material después de colocarlas. Las tablas se pegan al suelo con una cola especial o se clavan sobre rastreles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *