Decorar paredes con papel tisú

Share on Facebook15Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El papel tisú (también conocido como papel tissue, su nombre francés original) es el que se utiliza para los pañuelos desechables, el papel higiénico, las servilletas de papel… Está presente en nuestras vidas, pero si sabemos utilizarlo también puede estarlo en la decoración de nuestras casas. En estas fotos podéis ver dos ejemplos de paredes decoradas con textura en relieve, para las cuales se ha empleado la técnica del papel tisú.

Podéis comprar este tipo de papel en tiendas de manualidades y establecimientos especializados en papeles de todo tipo. Para conseguir un acabado perfecto solo necesitaréis hojas de papel de este tipo y pintura plástica. ¡Ah! Y leer las instrucciones que os doy a continuación…

Primero, pintura; luego, papel


Sobre la pared limpia y preparada con una mano de fijador (rebajado con un chorrito de agua y extendido con rodillo), se aplica una capa de pintura plástica trabajando por zonas de un tamaño ligeramente más grande que el de las hojas de papel. La idea es pintar primero la pared y, tras pegar los papeles, dar una segunda mano de pintura para dejar el trabajo rematado. El papel se pega sobre la pintura fresca, de forma que haga suaves arrugas y crestas. Si se rompe no os preocupéis, ya que la textura rugosa de la pared esconde las imperfecciones.

Dos manos del mismo color


Suavizad el papel con los dedos hasta conseguir el acabado que más os guste, y continuad pegando papeles. Hay que intentar que las uniones entre hojas queden lo mas disimuladas posible; esto lo podéis conseguir rasgando los bordes con la mano antes de pegarlas. Cuando hayáis terminado, dejad secar la pared durante 24 horas y dad otra mano de pintura. El resultado es excelente, os lo garantizo, y además cubrirá las posibles imperfecciones que haya en la pared.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *