Sillas ergonómicas

Share on Facebook19Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Sillas ergonomicas
Los trabajadores de oficina suelen sentarse frente a sus ordenadores unas siete u ocho horas al día durante cinco días a la semana. Mucho tiempo, ¿no crees? Aunque, desde luego, no llegan hasta ese extremo, los estudiantes también pasan largos ratos sentados en el escritorio. Por eso, unos y otros deben mirar por su salud y sentarse de una forma que evite desarrollar problemas de espalda en un futuro. Para lograr este objetivo, es esencial contar con una silla ergonómica.

Este tipo de sillas soportan bien la parte baja de la espalda y ayudan a mantener una buena postura. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la misma silla no sirve para todas las personas ni tampoco para todas las funciones. A continuación te hablamos de las características que debe tener una buena silla ergonómica. ¡Agradecerás tenerla en el futuro!

Altura, grosor y anchura

A la hora de comprar una silla ergonómica deberás tener muy en cuenta las dimensiones del usuario. Así, es importante que ésta tenga el suficiente grosor y ancho para apoyar al usuario de forma cómoda. De la misma forma, es importante que la altura del asiento sea fácilmente regulable para que el usuario pueda sentarse de manera que sus rodillas estén a nivel, con muslos en horizontal, mientras los pies se apoyan firme y cómodamente en el suelo.

Sillas ergonomicas1

Apoyo lumbar y cojín

Lo mejor es que la silla cuente con un apoyo lumbar adaptable. Si no es así, éste deberá adaptarse bien a la curva natural de la espalda. Por otro lado, es importante que el cojín esté relleno con espuma de alta densidad y sea más ancho que las caderas y piernas. Eso sí, no deberá ser demasiado largo para que no apriete por debajo de las rodillas y haga imposible apoyar correctamente la espalda. Además, es recomendable que se pueda regular el ángulo de éste para mantener una posición de trabajo equilibrada.

Sillas ergonomicas2

Otras características

Otra característica importante es que cuente con apoyabrazos que tengan una altura que permita un apoyo cómodo del codo, en una caída relajada de los brazos a los lados del cuerpo. En cuanto a la base, si se trata de una silla móvil tendrá que tener, como mínimo, 5 puntos de apoyo con ruedas que giren libremente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *