Alarmas antirrobo


Los sistemas de alarma antirrobo nacen principalmente de la necesidad de tener la casa protegida en época de vacaciones o cuando vas a pasar unos días fuera y quieres tener la certeza de que en tu ausencia nadie entrará a robar y, si por si acaso alguien lo intenta, sería detectado al instante, lo que te aporta mayor seguridad a la hora de emprender un viaje. Además, está demostrado que los ladrones entran tres veces menos en las viviendas que poseen un sistema electrónico de seguridad que en las que no poseen ninguno.

Para elegir una alarma antirrobo debes tener en cuenta el grado de seguridad que deseas y, muy importante, el presupuesto del que dispones. Las alarmas más básicas no van conectadas a ninguna central y son las más utilizadas en viviendas que se encuentran en un centro urbano. Su funcionamiento es muy simple ya que emiten un pitido cuando alguien intenta acceder a la vivienda de forma violenta, lo que ahuyentaría al intruso y llamaría la atención de los vecinos, que probablemente llamarían a la policía. En este sistema básico puedes añadirle varios dispositivos para elevar el nivel de seguridad, entre ellos:

Sensores de puertas y ventanas: son pequeños interruptores magnéticos que se acoplan a las puertas y ventanas y que detectan si una persona entra en el hogar. Si así fuera, enviaría una señal al equipo de seguridad.

Sensores de movimiento: se activan cuando se detecta algún movimiento, lo que provocaría la activación de la alarma sonora. Son muy fáciles de instalar ya que son inalámbricos.

Sensores de sonido: se activa mediante la captación de sonidos como la rotura de cristales o un fuerte golpe.

Sensores de infrarrojos: detectan la presencia de otras personas debido al calor corporal que desprenden.

Es recomendable revisar anualmente la instalación de las alarmas para comprobar que funcionan correctamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *