Cambiar la correa de las persianas


Las persianas manuales, las de toda la vida, se deterioran con el paso del tiempo y tarde o temprano llegará el día en el que tengas que cambiarles la correa, ya sea porque no tiene tanta eficacia o porque se ha roto. Sea como sea, cambiarla no es muy complicado, así que te cuentos estos sencillos pasos para cambiar la correa de la persiana y que puedas hacerlo sin necesidad de llamar a nadie:

– Lo primero que tienes que hacer es buscar las herramientas que necesitas, que será únicamente un destornillador y alicates. Obviamente deberás tener ya la correa nueva antes de comenzar con el cambio.

– Si puedes hacerlo con la ventana cerrada es recomendable.

– Desmonta la tapa de la caja quitando todos los tornillos que la sujetan.

– Cuando tengas la caja abierta engancha la nueva correa en el torno de recogida de la persiana y déjala totalmente enrollada. Si quieres asegurarte de que no se suelte puedes taparla con una cuña o un corcho.

– Comprueba que la correa vieja está sujeta al eje, normalmente suele estarlo con un nudo o con un tirafondos.

– Cuando hayas soltado la correa del eje sigue desmontando la parte inferior del recogedor. Es mucho más fácil si lo haces con la ayuda del destornillador para poder sacarlo y soltar la correa.

– No es necesario que desmontes el tambor de recogida, con desenroscar la correa del todo y quitar el tornillo que está sujetando el tope tendrás suficiente.

– Ahora ya puedes colocar la nueva correa, lo cual has de hacer siguiendo el mismo procedimiento pero a la inversa, es decir, primero asegura uno de los extremos de recogida con un tornillo, después tensa el muelle dándole vueltas al cilindro y enroscando la correa y, por último, atornilla bien el recogedor a la pared.

– Ten cuidado de que la cinta no se meta del todo ya que sino no podrás atarla después. Si quieres coloca una pinza en el extremo que sobresale para que no se cuele.

– Saca el trozo de correa que necesites para que llegue al cajón de la persiana y poder atarla al carrete.

– Lo único que te faltaría sería retirar los topes y colocar la tapa del cajón, pero primero asegúrate de que la nueva correa funciona correctamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *