¿Cansad@ de las tiendas de decoración con «falsos descuentos» del 60 y el 70%?

tienda-de-decoracion
Llevaba tiempo pensando en un artículo de este tipo. En parte por lo que opino al respecto, y en parte también por lo que opina mucha gente con la que he hablado sobre las tiendas de decoración y sus políticas de precios.

Es evidente que muy pocas pueden competir con IKEA en cuestión de precios. La estrategia debe ir por otro lado, buscando la diferenciación en cuanto a diseño y calidad del producto, o bien a través del valor añadido que se puede llegar a ofrecer a través del proceso de compra y el servicio posventa. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con eso de ofrecer promociones de forma continua con descuentos desorbitados, ya que las mentiras tienen las patas muy cortas y el cliente puede ponerte en la lista negra pensando que le tomas por idiota.

Descuentos que no descuentan nada

No voy a mencionar el nombre de ninguna tienda porque creo que no es necesario. El objetivo no es desprestigiar a nadie. Además, quien suele comprar decoración ya sabe cómo se las gastan algunas marcas que tienen por costumbre ofrecer descuentos que parecen ser la bomba, pero que en realidad no son más que el ajuste de un precio disparatado que quieren hacernos creer que es real.

He llegado a ver alfombras a 380 euros que con una rebaja del 60% se quedan por 152 euros. ¿Una ganga? Para nada, ya que luego ves el mismo modelo en otra tienda online por unos 100 euros. Por eso digo que las mentiras tienen las patas muy cortas, ya que a menos que ese producto solo lo comercialices tú, tarde o temprano se van a dar cuenta de que tus descuentos son como el papel mojado. Y lo peor no es que pierdas una venta en un momento dado, sino lo que estás transmitiendo. Das una mala imagen siendo poco honesto con los precios por tratar de seducir a tus potenciales clientes con promociones que parecen espectaculares, pero que en realidad no son más que pura pantomima.

decoracion-tienda

Precios que pueden enfadar a los clientes

En fin, no es cuestión de dar lecciones de marketing a nadie. Cada cual diseña la política de precios que considera oportuna. Eso sí, hay políticas más transparentes que otras, y eso, a la larga, acaba repercutiendo en el número de compradores que uno es capaz de fidelizar. Está muy bien ir de moderno, de que vendes productos naturales y de que sigues las últimas tendencias. Sin embargo, ese lado oscuro te penaliza por lo que dice MediaMarkt en su famoso claim: «Yo no soy tonto».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *