Cómo distribuir un baño pequeño


El reducido espacio disponible en los baños de muchos pisos presenta todo un problema a la hora de colocar los sanitarios y los muebles, de forma que tengamos sitio para todo y el lugar no dé la sensación de estar atestado. Si además queremos incluir una bañera (algo a lo que muchas personas no quieren renunciar), entonces nos encontramos con un serio problema de escasez de metros cuadrados.

Pero lo que parece imposible se hace viable con diseños tan inteligentes como los que aparecen en las fotos, que en espacios súper reducidos consiguen crear ambientes llenos de belleza en los que cabe de todo: bañeras, muebles… ¡Hasta un mini-jardín!

En estas dos imágenes podéis ver cómo se ha aprovechado el espacio al máximo. Si el baño tiene forma rectangular, siempre es buena idea colocar en una de las paredes más cortas el lavabo y una zona debajo para el almacenaje, de pared a pared. Es lo que se ha hecho en estos dos ejemplos. En el baño de la izquierda el lavabo se encuentra sobre una encimera revestida de mosaico, bajo la cual se guardan una cesta y una papelera. El reducido rincón deja sitio a una gran bañera de hidromasaje a la derecha. Junto a él, en el otro baño un frontal de madera de pared a pared permite organizarlo todo de manera práctica y decorativa; los muebles escalonados crean un atractivo diseño. La combinación de distintos revestimientos cerámicos (en estos casos, siguiendo una línea de tonos marrones, ocres y blancos) hace de ambos baños espacios muy atractivos.


Este segundo ejemplo en colores verde y blanco es pura esencia zen. A la izquierda, de nuevo vemos la idea de utilizar la encimera del lavabo (en este caso de piedra gris) como espacio para guardar toallas. Los toalleros colocados bajo la tabla inferior son siempre una buena idea. A la derecha descansa la bañera, en un diseño similar al del ejemplo anterior. La foto de la derecha me parece un acierto: en la pared destinada al WC, sobre el revestimiento de baldosas que oculta la cisterna empotrada hay una pequeña “pradera” de césped artificial decorada con estilizadas ramas blancas. A veces hay que sacrificar el espacio de almacenaje para que las estancias “respiren”, y un toque como éste puede ser la mejor idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *