Cómo pintar con la técnica del gotelé


El gotelé es una de las técnicas de pintura más utilizadas en los últimos años, aunque parece que últimamente la gente está optando por otras técnicas más novedosas. Realmente nunca pasará de moda ya que es una técnica que le dará un estilo muy bonito a las paredes de tu hogar, así que aunque este año no sea una tendencia te quedará muy bien igualmente en cualquier estancia.

Esta técnica consiste en distribuir pintura más espesa de lo normal, lo que hace que cuando la aplicas queden como gotas o grumos, lo que da un aspecto más decorativo y original. Si quieres pintar al gotelé, toma nota de estos consejos para saber cómo hacerlo:

– Lo primero es comprar la pintura adecuada para poder conseguir este efecto grumoso, el cual conseguirás comprando la llamada “pintura al temple” o cualquier otra que sea específica para el gotelé. Son pinturas más densas y mezclándola con agua irás reduciendo esa densidad hasta conseguir la deseada, pero no pongas demasiada ya que cuanta más añadas menos efecto grumoso tendrá.

– Para aplicar la pintura normalmente se utiliza una pistola compresora que dispara la pintura a una distancia entre 15-20 centímetros. Estas pistolas tienen también diferentes boquillas para poder estipular la densidad con la que quieres que se aplique la pintura.

– Si no puedes conseguir la pistola, no te preocupes porque hay otros métodos para la aplicación de la pintura. Hay unas brochas especiales que son como rodillos dentados y que se llaman “brochas tirolesas” y que van expulsando la pintura según accionas una manivela.

– Con el gotelé se suele aplicar únicamente una mano de pintura aunque cuando se haya secado totalmente puedes darle otra mano de pintura plástica. En realidad va en función de tus gustos y del resultado final del gotelé, y viendo cómo ha quedado con una mano ya podrás decidir si quieres darle una segunda con otra pintura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *