Decorar con color rojo


El color rojo es uno de los más utilizados para la decoración de hogares, sobre todo en los últimos años. Es un color que aporta fueza, vitalidad y optimismo, además de ser considerado como uno de los colores más cálidos. Por todo ello es recomendable apostar por él, aunque no menos cierto es que puede llegar a estresar si se expresa en demasía.

El rojo es también un color agresivo que puede romper la armonía si no se sabe utilizar. Hay que administrar su utilización y en ningún caso decantarse por un tono rojo vivo para pintar las paredes de toda una habitación. Lo más recomendable es pintar sólo alguna pared de ese color y complementar la estancia con complementos a juego.


No olvides que el rojo combina muy bien con los colores neutros. La combinación rojo-blanco-negro está muy de moda y da una imagen de sofisticación muy interesante. Cojines, alfombras, cuadros, jarrones… deberás jugar con todo tipo de complementos para lograr el resultado deseado.

Para las paredes, te recomiendo sólo pintar una pared de color rojo, tal y como podéis apreciar en la primera imagen. Podéis combinarlo también con el gris, un tono que le suele quedar muy bien a juego. Además, el zócalo no hace falta que sea rojo, puede ser blanco para lograr un mayor contraste. No olvides colocar algún mueble auxiliar de color rojo sobre una base blanca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *