Errores comunes al iluminar la casa

Share on Facebook15Tweet about this on Twitter19Share on Google+0

errores-comunes-al-iluminar-la-casa
Todos cometemos errores. Y es bueno que lo hagamos (de vez en cuando), ya que dicen que de los errores se aprende. En Decorablog queremos que aprendas y por eso hemos recopilado un resumen de los errores más comunes al iluminar la casa.

La iluminación juega un papel muy importante en decoración: no solamente resulta práctica y es capaz de transformar los espacios, sino que además contribuye a crear la atmósfera adecuada en cada ambiente de la casa. ¡Toma nota!

Dejarlo para lo último

Generalmente, cuando amueblamos y decoramos una estancia solemos cometer el error de dejar para lo último el tema de la iluminación. Un gran error. La iluminación es tan importante como la elección de los muebles, por eso debemos pensar en ella antes de amueblar.

errores-comunes-al-iluminar-la-casa
Debemos planificar los puntos de luz que colocaremos en cada habitación y escoger las lámparas y luminarias más adecuadas para cada caso. También hay que tener claro qué tipo de luz necesitamos y cuál será su principal objetivo. Es decir, luces cálidas que favorezcan el descanso, directas para la zona de trabajo, generales para iluminar de forma uniforme…

Iluminar toda la habitación con una sola lámpara

Otro error muy frecuente que solemos cometer es colocar una lámpara, que por lo general es de techo, como único punto de luz para toda la estancia. Puede que esa lámpara emita muchísima luz, pero nunca será suficiente.

Las luces generales deben complementarse con otras secundarias que han de estar situadas de forma estratégica. Por ejemplo, un aplique dirigido hacia la pared para crear una luz difusa que resulte más cálida, una lámpara de pie junto al sofá, focos en los armarios o baldas para ver lo que se esconde al final del cajón o bien un aplique en las esquinas de la habitación para multiplicar la luz y ganar amplitud.

errores-comunes-al-iluminar-la-casa
En resumen, para cada habitación de la casa las necesidades lumínicas serán completamente diferentes, pero lo que está claro es que una única lámpara no será suficiente.

No tener en cuenta la luz natural

Tenemos en cuenta la ubicación de los enchufes, la disposición de los elementos, etc. pero nos olvidamos de considerar los puntos de luz natural que recibe la estancia. Otro error bastante común.

A veces, la luz natural del sol es suficiente para iluminar de forma general una estancia, pero necesita un apoyo extra que se compensa con las iluminación artificial. Por eso debemos tener en cuenta los puntos más oscuros de la habitación y los que reciben más luz solar, antes de colocar las lámparas.

Demasiadas lámparas y mal distribuidas

De acuerdo, esa lámpara de diseño que has adquirido puede ser increíblemente bonita y estilosa, pero si no la necesitas y su luz supone un exceso de iluminación, mejor pensarlo dos veces antes de colocarla. Tal vez sería más interesante encontrarla un nuevo hogar, donde realmente se luzca.

errores-comunes-al-iluminar-la-casa
Y es que a veces colocamos lámparas porque “tengo espacio para ella” o bien porque “me encanta”. Excederse al iluminar los espacios colocando demasiadas lámparas y puntos de luz en lugares donde no hacen falta es otro error que debemos evitar.

No pensar en el objetivo o el efecto de cada lámpara

En otras palabras, olvidarse de que todas las luminarias cumplen con un objetivo. Podríamos resumirlos en tres tipos diferentes de iluminación:

Luz general. Una lámpara que proporciona una luz uniforme y potente capaz de iluminar de forma homogénea todo el espacio.

Luz directa. Esta luz directa cumple con una función práctica. Es directa y lo suficientemente potente como para iluminar las zonas de gran actividad, como la cocina o el cuarto de baño.

Luz ambiental. Estos puntos de luz son secundarios y nos ayudan a completar la iluminación general. Sirven para crear ambiente, destacar elementos o crear atmósfera. Serían las lámparas de sobremesa, de pie, los apliques…

Artículo recomendado: Claves para iluminar una casa sana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *