Ideas para decorar en blanco y amarillo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter15Share on Google+0

ideas-decoracion-blanco-amarillo
Luminosidad, alegría y serenidad. Son tres cualidades que vas a poder aportar a tu casa si decides decorarla combinando el blanco con el amarillo. Son tonalidades que funcionan muy bien juntas, ya que la viveza del amarillo puede ser calmada por el blanco, o si te parece que el blanco no aporta mucho podrás darle un extra de vitalidad con el amarillo. En cualquier caso, es una buena combinación. Hoy vamos a ver algunas ideas para emplearlos juntos en cualquiera de las estancias de tu casa.

Todo al amarillo con toques de blanco

La primera idea consiste en apostar por el amarillo como tonalidad protagonista y añadirle pequeños toques en blanco para rebajar algo de intensidad. Esta idea puede quedar genial, por ejemplo, en un dormitorio juvenil, donde el amarillo es un color que fomenta la creatividad y la felicidad. Los muebles amarillos sobre paredes blancas van a quedar chulísimos.

Blanco con detalles en amarillo

Ahora te enseño la idea contraria, es decir: decorar con el blanco como base e introducir detalles en amarillo. Si hacerlo en mayores cantidades te resulta excesivo pero te encanta este color se convierte en una excelente solución para combinar ambas tonalidades. Mira estos ejemplos. Como ves, son pequeñas pinceladas que le aportan un aire muy alegre a la estancia. Puede bastar con un mueble o con unas toallas en el baño.

detalles-amarillos

Introducir un nuevo color

También puedes dar cabida a una tercera tonalidad. En este caso, eso sí, a modo de pequeño detalle. Si quieres introducir otro color puedes jugar con los complementarios de la rueda de color, y añadir uno más fuerte que contraste con ambos. Un morado o azul fuerte, por ejemplo, sería una buena elección.

Paredes amarillas

Antes te comentaba la idea de poner muebles amarillos sobre paredes blancas pero, ¿qué te parece pintar las paredes amarillas? Mi recomendación pasa por pintar solamente una de toda la estancia, y no todas, ya que creo que podría llegar a saturar y no sería demasiado relajante. Aunque si optas por un amarillo pastel muy suave podrías pintarlas todas. También puedes jugar creando un friso a media altura y dejando la parte de abajo amarilla y la superior en blanco, por ejemplo.

Muebles blancos y amarillos

Una combinación que puede quedar muy chula es la de jugar con muebles en blanco y amarillo. En este salón, por ejemplo, se han usado dos sofás de estos dos colores y se han añadido otros detalles en amarillo. La tonalidad de este último puede ser más o menos viva, dependiendo de cuál sea el resultado último que quieres lograr en tu decoración: que sea más serena, que sea más intensa… En cualquier caso, será una decoración alegre.

muebles-blancos-amarillos

Textiles amarillos sobre fondo blanco

Los textiles son fundamentales a la hora de introducir detalles de color en casa. Si has apostado por una base blanca los textiles amarillos van a quedar de maravilla. Imagina tu salón, con las paredes blancas e incluso los muebles. Ahora, coloca sobre el sofá unos cojines amarillos, una alfombra en el suelo y unas cortinas amarillas en las ventanas. Estarás ante un interiorismo muy refrescante y alegre. Lo mismo puedes hacer en el dormitorio con la ropa de cama.

Galería de fotos

Para que tengas más recursos para decorar en blanco y amarillo puedes ver la selección de fotografías con varias ideas para aplicar juntas ambas tonalidades en tu hogar. Como ves, lo puedes hacer de muchas formas diferentes, dando más protagonismo a uno u otro color o tratándolos por igual. Una de las ideas que más me gusta es la de dejar las paredes blancas y pintar las puertas amarillas. ¿Por cuál te decantarías tú?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *