Pintar con la técnica de la brocha seca


Cuando te decides a pintar tu hogar, ya sea techo, paredes, muebles o suelos, hay una gran variedad de técnicas que puedes utilizar. Una de ellas es la técnica de brocha seca, que se puede utilizar para pintar cualquier superficie pero que se suele emplear sobre todo para pintar o decorar muebles.

Con la técnica de la brocha seca se consigue un aspecto envejecido en todos los muebles ya que la pintura no se aplica de manera uniforme por toda la superficie, con lo que hay zonas en las que hay más color que en otras. Toma nota de estos consejos para pintar un mueble con la técnica de la brocha seca:

– Lo primero que tienes que hacer es prepararlo, algo que harás lijando cualquier saliente o superficie defectuosa hasta conseguir una superficie lisa. Después ya podrás aplicarle una primera mano de pintura, la cual tiene que ser por igual en toda la superficie y cubriéndola en su totalidad.

– Para dar la segunda mano tienes que retirar todo el exceso de pintura que hay en la brocha con un papel de periódico o un trapo. Una vez hecho, la segunda mano se aplica únicamente con las cerdas, rozando el mueble con movimientos rápidos.

– Si quieres conseguir un contraste mucho mayor puedes utilizar un color para la primera mano y uno diferente para la segunda, o simplemente dos tonos diferentes de un mismo color. Cuanto más varíe la intensidad de tonos más se notará el envejecido y más bonito será.

– En cuanto a la pintura utilizada para ello, las más adecuadas son las acrílicas y las que son al aceite. El tamaño de la brocha dependerá del tamaño de la superficie, y para zonas que sean difíciles es mejor utilizar brochas biseladas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *