Pintura aromática


Normalmente cuando se pinta una estancia hay que empezar a abrir ventanas para que la peste se escape lo antes posible. Es lo más habitual en las pinturas, productos que quedan muy bien en nuestras paredes y que dejan huella, pero que también nos regalan unos cuantos días de olores fuertes y, en la mayoría de ocasiones, desagradables.

Afortunadamente ya existen pinturas ecológicas capaces de reducir esos olores tan insoportables. Sin embargo, hoy os queremos hablar de un tipo de pintura plástica que huele de maravilla. Es aromática y el color se relaciona con su olor. Así, la amarilla huele a plátano o a limón, la verde a menta, la rosa a fresa, la naranja a melocotón…


Tienen un bajo nivel de toxicidad asociado y pueden aplicarse sobre paredes, techos y todo tipo de superficies como el yeso, el cemento o el pladur. Se puede lavar y mantiene su olor durante días, pero lógicamente poco a poco se va perdiendo el aroma. Está muy recomendada para bares, restaurantes, tiendas, oficinas, escuelas, centros comerciales…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *