Rejas de ballesta en las ventanas


Las rejas de ballesta se están convirtiendo en un accesorio imprescindible para las ventanas de muchos hogares, pudiendo también instalarse en las puertas. Es un sistema de seguridad que se coloca para evitar el acceso al interior aunque la ventana o la puerta estén abiertas o simplemente para tener mayor seguridad cuando están cerradas.

Se componen de dos hojas metálicas (una en muchos casos) que son plegables y que se recogen perfectamente cuando quieres tener el espacio despejado, además de que su posterior estiramiento es también muy sencillo. Son mucho más resistentes que las persianas de aluminio y se recomiendan mucho tanto para negocios como para hogares, ya sean pisos o casas. Es un sistema de seguridad muy efectivo y es prácticamente imposible que te entren a robar si las tienes puestas.

Los lugares en los que más se suelen poner las rejas de ballesta son las puertas de los negocios, las terrazas que tienen un fácil acceso a ventanas o puertas, todas las ventanas de las plantas bajas de las casas y cualquier otra zona que pueda parecer vulnerable a un robo o asalto y que aporte así mayor seguridad y tranquilidad a quien esté en su interior tanto en su presencia como en su ausencia.

Son fantásticas ya que se adaptan a cualquier tipo de puerta o ventana ya sean fijas, giratorias o plegables, y puedes además elegir entre una gran variedad de diseños para que no desentone con el estilo de tu hogar o negocio, aunque los colores que más se utilizan son el blanco, negro, marrón, oro y plata. Tiene cerradura con llave y el sistema de deslizamiento para la apertura de la reja puede ser tanto manual como automático.

Una de sus mayores ventajas es que se fabrican a medida, así que siempre encajará perfectamente en el lugar en el que las quieras ubicar, instalándose además de forma rápida y teniendo un mantenimiento muy sencillo, así que con pocos cuidados estará siempre como nueva. El precio de las rejas de ballesta varía en función del sistema de apertura, el tamaño, el color, la cerradura, etc.

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *