Trucos para decorar y organizar tu despacho pequeño

trucos-decoracion-despacho-pequeno
¿Trabajas desde casa y no dispones de un lugar excesivamente grande para ello? Tranquilo. Hoy vamos a ver algunos trucos para decorar y organizar tu despacho pequeño.

Los puedes aplicar igualmente aunque tengas la oficina en otro sitio, ya que de lo que se trata es de lograr sacar todo el partido posible a los metros cuadrados que tengas disponibles, estén donde estén ubicados. Vamos a ello.

El orden es primordial

Mantener el orden en el despacho es fundamental para trabajar concentrado y creativo, pero si este es pequeño todavía es más importante. Será la forma de no sentirnos agobiados en el espacio y de que visualmente no se vea totalmente saturado. Al dejar las superficies limpias y recogidas estarás favoreciendo que el lugar parezca incluso más amplio.

Para ayudarte en esta tarea coloca sistemas de almacenamiento como cajones, algún armario o incluso baldas para aprovechar el espacio vertical. Sobre ellas puedes poner cajas de madera o de cartón para guardar tus papeles y utensilios y que así no quede nada a la vista.

Te recuerdo dos manualidades con las que podrás diseñar objetos que te ayuden a tenerlo todo en su sitio.

despacho-ordenado

Los colores claros, buenos aliados

Ya sabemos que para los espacios pequeños los colores claros son los más apropiados, ya que aportan más luminosidad y sensación de amplitud. Deja tus paredes en blanco, por ejemplo, y el resto de muebles en madera clara.

Si no te gusta el blanco puro puedes elegir algún crema, gris muy clarito… O introducir otra tonalidad que contraste con el blanco solamente en una de las paredes para darle esa nota colorida.

Y si quieres lograr una sensación mayor de amplitud y uniformidad puedes hacer que techo y paredes sean del mismo color, e incluso los muebles, para que así visualmente el espacio parezca más grande. Añade pinceladas de color con algún detalle decorativo como unas flores o algún cuadro, por ejemplo.

Cuida la iluminación

En el despacho es fundamental disponer de una correcta iluminación que nos ayude a trabajar cómodamente y sin forzar la vista. Si este lugar es pequeño deberás sacar todo el partido a la entrada de luz natural.

Coloca cortinas ligeras y claras para evitar los reflejos en la pantalla, o si no se producen incluso prescinde de ellas. No pongas muebles altos que impidan la entrada de luz y coloca alguna lámpara sobre la mesa de trabajo que te sirva como apoyo para momentos en los que ya no entre el sol.

mesa-despacho

Distribuye el espacio con cabeza

Para que tu despacho pequeño no agobie ni quede excesivamente saturado deberás distribuir sus elementos con cierto sentido común.

Lo primero de todo, evita cargar en exceso la estancia con demasiados muebles. Solamente necesitas algunas cosas básicas para tu despacho, y es las que vas a tener que introducir cuando no sea demasiado grande: la mesa, la silla, unas cajoneras y algún archivador, por ejemplo. Si eliges muebles con patas de cristal o metálicas se verán más estilizados.

Mide y observa de qué manera puedes colocarlos para que el espacio fluya cómodamente y no te sientas agobiado cada vez que entres y te sientas a trabajar.

Esto es lo que nos recomienda el Feng Shui para el despacho.

La decoración

Aunque tu oficina no sea muy grande no tienes que prescindir obligatoriamente de algún elemento decorativo con el que poder personalizarla.

Ya has manteniendo el orden en este lugar así que no habrá problema por colocar una pequeña planta sobre la mesa, por ejemplo, en alguna estantería. Cuelga alguna lámina o cuadro en una de sus paredes y juega con el material de oficina para llenar de color tu mesa.

Artículos relacionados:

– Ideas para tener un despacho más acogedor

– Errores al decorar despachos u oficinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *