Un nórdico bohemio, el escandinavo más acogedor

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter14Share on Google+0

un-nordico-bohemio-el-escandinavo-mas-acogedor
Las mezclas enriquecen, renuevan y nos aportan puntos de vista totalmente diferentes. Y un buen ejemplo de ello es el mundo de la decoración, donde encontramos infinidad de mezclas decorativas que se atreven a fusionar estilos y tendencias totalmente opuestas.

En Decorablog nos gustan las mezclas y por eso te presentamos un look que fusiona dos estilos decorativos que se entienden a la perfección: la decoración nórdica y el look bohemio.

El blanco como telón de fondo

La funcionalidad, serenidad y amplitud que transmiten los interiores nórdicos encuentran en la estética boho a su aliado perfecto para sumar calidez y confort.

un-nordico-bohemio-el-escandinavo-mas-acogedor
Dos tendencias que están de actualidad y que dan como resultado unos espacios únicos y profundamente acogedores. El look nórdico boho se queda con lo mejor de estos dos estilos. Minimalismo acogedor con matices naturales, pinceladas eclécticas y un toque étnico.

Pero antes de nada, hay que tener en cuenta el color base en estos ambientes, donde suele predominar el luminoso y versátil blanco. Un color que nos permite todo tipo de combinaciones y mezclas. Techos y paredes de un pulcro blanco que ceden protagonismo a los accesorios y textiles.

Iconos del diseño scandi

En cuanto a los muebles, triunfan los diseños de estilo nórdico elaborados en madera noble y en tonos claros. Los grandes iconos del mobiliario escandinavo están presentes en estos ambientes. Función y forma se alían para lograr muebles prácticos e increíblemente estéticos, de líneas sencillas y diseño ligero.

Maderas toscas y naturales

un-nordico-bohemio-el-escandinavo-mas-acogedor
En estos ambientes también encontramos muebles elaborados en materiales naturales y con formas orgánicas que recuerdan a la naturaleza, como los taburetes en madera tosca. Este material nos ayuda a sumar calidez y contrarresta la sensación de frialdad que transmite el color blanco, tan característico de los ambientes nórdicos.

Textiles étnicos

Los tejidos son otra de las claves más importantes para ganar calidez y confort en esos ambientes. Triunfan sobre todo los prints étnicos y tribales: desde el estampado kilim a los diseños arabescos.

Los cojines y las alfombras con estampados étnicos hacen que los interiores nórdicos resulten más acogedores y, además, enriquecen la decoración con sus ricos estampados y sus vibrantes colores.

Una decoración totalmente libre

El look boho no entiende de normas, de hecho, podría decirse que es una decoración libre y muy personal que revela los gustos y la personalidad de los dueños de esa vivienda. Por eso el look boho se atreve con mezclas de lo más variadas que contribuyen a lograr ambientes únicos y personalizados.

un-nordico-bohemio-el-escandinavo-mas-acogedor
Figuras, esculturas, obras de arte, souvenirs de nuestros viajes, retratos, paisajes, guitarras, libros, relojes vintage e infinidad de accesorios decorativos logran transformar la decoración nórdica. El objetivo es enriquecer los ambientes para lograr una casa adaptada a nuestros gustos y en la que nos apetezca estar.

En otras palabras, la decoración nórdica bohemia tiene un irresistible toque ecléctico que rompe con la monotonía de los diseños minimalistas y de los colores sobrios, tan frecuentes en los interiores escandinavos.

Piezas de todo el mundo

El look nórdico y boho también hace guiños culturales que enriquecen todavía más si cabe la decoración. Nos referimos a piezas decorativas inspiradas o tradicionales de otros países: desde la exótica China a la mística India o la poderosa África. Y suma y sigue, porque en estos interiores encontramos otras muchas referencias a otros países.

Figuras de Buda, lámparas exóticas tradicionales de India, los juju hats y las máscaras de África y hasta muebles típicos de China (como el armario de bodas). Para integrar estas piezas en la decoración podemos utilizar el color, escogiendo alguna tonalidad que esté presente en el ambiente.

Otra opción interesante puede ser destacar esa pieza, sobre todo si el interior es especialmente sobrio y está decorado con tonos neutros. Por ejemplo, en una habitación en la que predominan el blanco y la gama de grises, un armario Chino en un color intenso (como el rojo), se convierte en el centro de todas las miradas y da vida a la decoración, transformando por completo el ambiente.

Artículo recomendado: Espíritu bohemio: claves para una casa boho chic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *