Vigas decorativas para el techo


En Decorablog siempre nos esforzamos por traeros lo último en decoración, además de varios consejos para que vuestra casa pueda estar siempre perfecta. Hoy me gustaría escribir sobre una de las tendencias que están empezando a pegar con fuerza: las vigas decorativas en el techo. Son puramente decorativas así que podrás ponerlas en cualquier estancia, consiguiendo con ello un ambiente muy cálido y acogedor.

Las vigas decorativas se emplean especialmente en estancias que tienen decoración rústica, consiguiendo un contraste precioso entre techo y paredes. De todas formas, puedes utilizarlas aunque tengas otro estilo decorativo ya que le darán muchísima personalidad a cualquier estancia. Toma nota de las características de las vigas decorativas:

Vigas de madera: son muy resistentes y puedes encontrarlas en diferentes acabados, además de que tienen la ventaja de que la madera es un material que queda genial en cualquier ambiente. Su instalación es algo más complicada que las demás porque la madera pesa mucho y tendrás que asegurarte de que se quedan perfectamente fijadas. También tienen en su contra que son más caras que otras y que son muy susceptibles a la humedad. De todas formas, son las más bonitas.

Vigas de poliuretano: también se conocen como “falsas vigas” y se han puesto muy de moda en los últimos tiempos por las grandes prestaciones que ofrecen. El poliuretano es muy ligero, flexible y muy resistente a los cambios de temperatura y a la humedad. Su instalación es muy sencilla ya que pesan muy poquito, además de que puedes cortarlas con mucha facilidad para conseguir el tamaño perfecto. Tienen también muchos acabados, algunos de ellos similares a la madera.

Dimensiones: sea del material que sea la viga, las dimensiones más habituales son de entre 2 y 4 metros de longitud y con secciones de 10×05, 10×10, 15×15 y 21×23 centímetros.

Instalación: para la instalación de las de poliuretano (las de madera es mejor que las haga un profesional) necesitarás una lijadora orbital, un metro, una sierra de calar, una pistola de silicona y adhesivo de montaje. Toma las medidas en el techo y ve marcando con lápiz el lugar en el que vas a poner cada viga, después fíjala y listo. Sencillo y rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *