Cómo colocar cortinas
Las cortinas dan un toque final en la decoración de cualquier hogar. Son el complemento ideal para jugar con los coles y filtrar la iluminación que pasa por las ventanas. Pero para ello es fundamental colocarlas de forma correcta, así como elegir un diseño que vaya en armonía con el resto de elementos de la estancia. Para colocar las cortinas es necesario seleccionar un buen soporte de fijación, utilizar tacos de enganche y tornillos adaptados al tipo de pared o techo.

Existen diferentes tipos de sistemas de fijación. Los más utilizados son los portavisillos, una especie de varillas que se colocan sobre los marcos de la ventana, tienen la ventaja de ser extensibles para adaptarse a las diferentes medidas y su montaje es realmente sencillo. Luego tenemos las barras que se suelen colocar a la vista y son un elemento decorativo, suelen ser de madera o metal y permiten colgar cortinas pesadas que lleguen hasta el suelo.

Cuando comiences la instalación, recuerda que si la ventana es abatible, será necesario dejar un espacio suficiente entre la barra y la parte superior para habilitar la apertura. Comprueba que la cortina no roce con el picaporte de la ventana o con algún radiador. Es importante que los puntos de fijación de las cortinas sean equidistantes con respecto a la ventana, para poder colocar la barra en una posición bien centrada.