6 errores que deberías evitar al reformar tu casa

reforma-de-una-casa
La reforma de un hogar es algo tan ilusionante como estresante. No es tarea sencilla plantear importantes cambios y que todo salga a pedir de boca, así que hay que ser muy prudente para no cometer ningún error.

En este artículo te voy a dar varios consejos para que evites algunos de los más habituales. Los hay que son bastante evidentes, pero nunca está de más recordarlos.

1. Comprar muebles y materiales antes de tiempo

Que tengas ganas de iniciar la reforma no significa que lo primero sea ir a por los muebles y los materiales con los que vas a renovar tu casa. Es lo que más apetece, es verdad, pero antes hay que elaborar un presupuesto realista y tomar medidas para no llevarse un disgusto a posteriori.

2. No fijar los plazos de realización y finalización de la reforma

Quien ha reformado su piso sabe que surgen complicaciones inesperadas, sobre todo si estamos hablando de una vivienda antigua. Por eso es conveniente fijar unos plazos realistas para la realización del proyecto, algo que dependerá de las horas que vayan a emplear los profesionales encargados de la reforma. Si no fijas un plazo de finalización, puede pasar que la empresa a la que has contratado lo alargue más de la cuenta para finalizar otras obras que le van entrando y no quiere dejar pasar.

profesionales-trabajando

3. Pasar por alto problemas serios

Cuando uno se pone a destrozar paredes pueden pasar muchas cosas, y no todas son buenas. Pueden producirse problemas eléctricos y de fontanería que hay que resolver a la mayor brevedad posible. Con eso me refiero a que hay que solucionarlos antes de que se vuelvan a cerrar las paredes, porque de lo contrario tendremos que recurrir a nuestro seguro del hogar, ya que es probable que los profesionales encargados de la reforma no quieran hacerse cargo.

4. No elegir a profesionales con certificados oficiales

Por desgracia, en España se cometen muchas irregularidades. Hay profesionales que ofrecen sus servicios sin contar con certificados oficiales y sin cobrar el IVA, puesto que en ningún momento van a declarar lo que van a ingresar por el trabajo realizado. Para ellos es una ventaja no contar con una estructura y no pagar impuestos, puesto que se ahorran muchos gastos y pueden ofrecer precios más competitivos con los que convencer a clientes que solo se fijan en el precio. ¿El problema? Que corres el riesgo de que el trabajo no esté bien hecho.

profesional-con-casco

5. No pedir los permisos de obra

Al igual que no es bueno asignar el trabajo a profesionales que viven al margen de la ley, tampoco es recomendable poner en marcha una reforma sin pedir las licencias y los permisos de obra obligatorios. De ellos debe encargarse la empresa contratada, que conoce mejor que nadie los requisitos.

6. Pagar por adelantado

Nunca jamás lo pagues todo por adelantado, ya que difícilmente podrás quejarte por algo que esté mal hecho. Hay profesionales que se implican muy poco cuando ya han cobrado, o que sencillamente se desentienden de las cosas mal hechas cuando consideran que ya han acabado la reforma. La cosa cambia cuando todavía hay una cantidad pendiente que puedes desistir de pagar si consideras que el resultado final no es que habíais pactado.

Artículos recomendados:

3 reformas para ganar luz

Reformas económicas para la cocina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *