Camas de estilo oriental


No cabe duda de que la cama es el elemento más importante en la decoración de un dormitorio, buscando en primer lugar la comodidad que puede ofrecer y después fijándote en sus características decorativas. Lo primero que debes elegir al decorar un dormitorio es la cama, y después todo lo demás para que combine con ella y se consiga una decoración espectacular.

Hoy en día, las camas pueden ser de diferentes tipos, formas y tamaños, para conseguir así diferentes características en cada una de ellas y tener también diferentes opciones a la hora de decorar el dormitorio. Como en cualquier otro elemento decorativo, en las camas también hay tendencias, y una de las que más fuerte pega actualmente es la de estilo oriental, que encaja perfectamente en diferentes estilos y no solo en el oriental.

Lo oriental, tendencia

El estilo oriental triunfa de manera importante desde hace un par de años, y las camas orientales tienen muchísimos beneficios no solo a nivel decorativo sino también como cama, que en realidad es lo que importa. Además de encajar en un dormitorio de estilo oriental, quedarán muy bien en dormitorios minimalistas o modernos, consiguiendo así sacar el máximo partido a todos los estilos que utilices.


Las camas orientales tienen como principal característica que son muy bajitas, algo a lo que no estamos acostumbrados pero que tiene muchos beneficios para el cuerpo ya que descansa mucho mejor. De hecho, ya se sabe que los orientales viven muchos años que el resto, y ahí están todos durmiendo en estas camas. El estilo oriental tiene como principal objetivo fomentar el descanso y la relajación, así que sus camas son perfectas para ello.

El punto central del dormitorio

Estas camas están formadas por una plataforma rectangular que no tiene patas, con lo que quedan muy bajas. Suelen ser rectangulares y la plataforma suele ser de madera u otros materiales naturales como el mimbre o el bambú. No tienen cabecero y siempre suelen ir colocadas en el centro de la habitación, dejando mucho espacio alrededor pero sin sobrecargar el ambiente con muebles ni con elementos decorativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *