Cinco efectos del desorden en casa

organizacion

El orden en casa aporta bienestar. Existe una relación entre aquello que expresa un espacio y cómo hace sentir a quien está en él. Mientras que el orden expresa armonía y equilibrio, por el contrario, el desorden produce una sensación de caos cuando se manifiesta en un grado intenso. ¿Cuáles son los cinco efectos del desorden en casa? En Decorablog enumeramos estos cinco aspectos.

1. Gestión del tiempo en la realización de las tareas

Mientras que cuando cada cosa está en su sitio, optimizas los minutos en la realización de las diferentes tareas, el desorden se convierte en un ladrón de tiempo cada vez que experimentas un largo proceso hasta dar con la clave del lugar en el que se encuentra aquello que quieres encontrar. Este tipo de interrupción es recurrente cuando el desorden no es anecdótico sino habitual. El tiempo es limitado, por ello, aprovecharlo mejor es un objetivo de felicidad.

2. Dificultades para concentrarte en el trabajo

escritorio-cerca-de-la-ventana

En el caso concreto de la zona de estudio o el lugar de trabajo de la zona de despacho en casa, el desorden en el escritorio y en el entorno próximo puede condicionar la atención de aquel que quiere ocuparse de una tarea específica. Sin embargo, este desorden externo también puede afectar al nivel de concentración de quien observa esta información visual.

En este caso, cuando te preparas para estudiar o realizar alguna tarea, es recomendable que ordenes la mesa. Desde el punto de vista decorativo, el desorden rompe con la narrativa del interiorismo de un espacio que tiene un estilo determinado.

También puede ocurrir que mientras intentas concentrarte en el objetivo inmediato, interrumpas tu objetivo por ocuparte de aquellas tareas pendientes de realizar que observas en tu entorno.

3. Gasto

El orden potencia el ahorro como sinónimo de planificación. Por el contrario, la circunstancia opuesta del desorden incrementa el gasto. Con frecuencia, el desorden no te permite ver realmente todo aquello que tienes en casa. Al disfrutar de una tarde de compras para añadir algunas prendas nuevas al fondo de armario, por ejemplo, es posible comprar alguna prenda similar a aquella que ya está colgando en una percha o guardada en un cajón. Este es uno de los efectos del desorden en el vestidor.

El protagonista no saca todo el partido a su fondo de armario para combinar prendas, crear nuevos looks y salir fuera de su zona de confort.

4. Dificultades para descansar

espacio-con-decoracion-industrial

El desorden en el lugar de descanso, por ejemplo, también dificulta esta experiencia. El descanso es salud y bienestar. Pero para disfrutar de este agradable momento es recomendable preparar el espacio para crear esta ambientación propicia para el sueño. El desorden expresa una sensación de caos que no está alineada con la armonía del descanso. Por tanto, es posible observar el efecto que el desorden produce en casa desde distintos puntos de vista.

5. Discusiones de pareja causadas por el desorden

pareja-cocinando-en-la-cocina

En la rutina de la convivencia también hay espacio para posibles discusiones que tienen su causa en el desorden cuando, por ejemplo, no existe un reparto equitativo en las responsabilidades de las tareas de la casa o cuando uno de los dos no cumple con el calendario establecido. Este tipo de circunstancia no debe infravalorarse puesto que cuando esta situación se repite de forma habitual puede producir un desgaste en la relación por la memoria que esta experiencia produce en torno a la convivencia.

El desorden, en definitiva, produce múltiples efectos que pueden interpretarse desde distintos puntos de vista. No solo desde el plano decorativo, sino también desde el ámbito emocional. ¿Qué otras consecuencias quieres compartir en relación con el tema del post?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *