Cómo decorar con moqueta


Seguro que prácticamente todos los lectores de Decorablog habéis vivido vuestra infancia (o parte de ella) en casas con suelos de moqueta. ¿Os acordáis? En los años 70 y 80 este revestimiento causó verdadero furor, y casi no había un piso en el que la moqueta no estuviese presente. Años después las moquetas pasaron a vivir horas bajas hasta que llegó el auge de las fibras vegetales (coco, sisal…), y actualmente los suelos textiles parecen estar experimentando un renacer.

Esto se debe sobre todo a los nuevos materiales cálidos, cómodos y con tratamientos antimanchas, mucho más fáciles de mantener y limpiar. Como podéis ver en la foto, decorar un piso combinando el suelo de moqueta de forma atrevida es posible.

En la imagen aparece una impresionante casa antigua, que a pesar de su estilo clásico está llena de color. Atreverse a colocar una moqueta de color intenso puede ser un acierto, y además no es necesario que después intentemos pintar las paredes y escoger los textiles dentro de la misma gama. El contraste entre tonos puede favorecer el estilo, el atractivo e incluso la amplitud visual de los espacios.

De esta manera, en la vivienda se ha colocado una mullida moqueta de color rojo caldera decorada con una textura de pequeños cuadros. Las paredes de la estancia izquierda están pintadas en un alegre color amarillo limón, matizado por el blanco del techo, las molduras y las carpinterías. Atención a los colores neutros de las tapicerías: son el detalle perfecto para no abigarrar el espacio. La estancia derecha no presenta un contraste tan fuerte, pero también lleva una interesante mezcla de colores: el verde aguamarina con un leve toque grisáceo también está matizado con molduras, carpinterías y techo blanco. Los muebles de madera maciza y rústica, así como los de estilo, quedan perfectos en esta decoración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *