Cómo limpiar objetos de zinc


El zinc es un material que se emplea en la creación de algunos objetos de decoración. Suele ser más que nada habitual en recipientes de jardinería y labores del campo. Maceteras, regaderos, cajas de aperos… son algunos objetos que suelen están formados por este material. Sin embargo, con el paso del tiempo este material se ha ganado un sitio en la decoración del hogar, especialmente en aquellos en los que se pretende dar conseguir un toque rústico.

Limpiar los objetos de zinc es muy sencillo. Simplemente necesitaremos agua jabonosa. Si la suciedad sigue sin desaparecer, lo ideal será utilizar detergentes más agresivos como la lejía de sosa. No se recomienda utilizar decapantes o abrillantadores porque pueden deteriorar el acabado metálico de las piezas.

Estas piezas no sólo tendrán como enemigos la suciedad y el óxido, es probable que la cal también aparezca en las que estén más expuestas al agua. En esos casos aplicaremos vinagre de alcohol templado y lo dejaremos un tiempo para que actúe. Posteriormente eliminaremos con una rasqueta los posibles restos. Finalmente sólo tendremos que secar la pieza previo aclarado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *