Cómo tapizar una silla


Una buena forma de cambiar la decoración del hogar es renovar los muebles, lo que no solo te permitirá personalizarlos totalmente sino que te ahorrarás una buena cantidad de dinero al no tener que comprar otros. Está claro que no siempre se puede hacer algo para cambiar el aspecto de los muebles, especialmente si están muy deteriorados.

Las sillas son un elemento muy importante en el hogar, y si actualmente ves que el asiento está algo deteriorado o simplemente quieres cambiar su aspecto, sigue leyendo ya que te contaré cómo puedes tapizarla y conseguir así que parezca una silla totalmente nueva. La verdad es que tapizar una silla es muy sencillo, por mucho que se pueda pensar que es muy complicado o que se necesita una maña excepcional para ello.

Tapizar una silla

Lo primero será conseguir los materiales y herramientas para poder hacer el tapizado. Elige la tela que quieras utilizar y su relleno (que lo más recomendable es que sea de guata, algodón o miraguano). En cuanto a las herramientas, necesitarás unas tijeras, grapadora, un martillo, un destornillador y varias tachuelas para cuando tengas que rematar.

Ya puestos en faena, quita lo primero las tachuelas que sujetan la tela, pero hazlo con cuidado para que no se dañe la madera de la silla. Después ya tendrás que quitar el tapizado, y si el relleno estuviera deteriorado quitarlo también. Lo siguiente será colocar bien el relleno, y si has tenido que quitar por estar mal, ir poniendo nuevo hasta que quede la cantidad necesaria. Es muy importante que no queden bultos con el relleno, así que ponlo de forma uniforme.

Lo siguiente será cortar la tela, que debe llevar al menos 5 centímetros más de lo necesario por si acaso has calculado mal o surge algún inconveniente durante el tapizado. Ten en cuenta la orientación que deseas ver del dibujo antes de colocar la tela. Después, fíjala con las tachuelas pero no las claves de todo ya que tendrás que hacer un último estiramiento de la tela para hacer una pequeña doblez y graparla alrededor de la madera. Recorta lo que sobre y aprieta bien las tachuelas. ¿Facilito, verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *