Consejos para elegir una moqueta


Las moquetas son un elemento muy útil en muchos hogares, especialmente en aquellos que están en lugares en los que suele hacer frío durante casi todo el año. Puedes encontrarlas en diferentes diseños para que se integren perfectamente en la decoración, y con ellas cubrirás totalmente el suelo de toda tu casa o de alguna de sus estancias, lo que mejor te convenga.

Pueden ser más o menos resistentes según el material, y hay varios grados de resistencia. La resistencia T es la más adecuada para una zona que se frecuenta mucho, como por ejemplo recibidores o pasillos. T1 es la más indicada para las zonas en las que no hay mucho tránsito, y la T6 es la que ofrece la mayor resistencia de todas. Además, hay algunas que están indicadas para el paso de sillas de ruedas, que son en diferente tejido para que las ruedas puedan deslizarse sin problemas.

Elegir una moqueta

Material: Lo más importante a tener en cuenta es el material, no solo por su resistencia sino también por el calor que puede ayudarte a conseguir, dando lugar así a una estancia más cálida y acogedora. La lana es una de las más utilizadas ya que es muy cómoda y resistente, además de que retiene el polvo mucho mejor, lo que ayuda a que el color se mantenga por más tiempo. Los materiales sintéticos son más económicos y también pueden llegar a ser muy resistentes. Destacan sobre todo la poliamida, el acrílico o el polipropileno.


Acabado: puede ser en bucle (rizos que pueden variar de medida y que son muy resistentes), cortado (las fibras se ven cortas y verticales), rizado (hilos espesos que se rizan dando efecto relieve), estructurado (hilos rizados que se mezclan y crean relieves) o saxony (es un terciopelo largo).

Técnica de fabricación: la más antigua es la de las tejidas, que también es la más cara, y que hace que las moquetas se confeccionen de forma similar a las alfombras. También están las no tejidas, que no son de tanta calidad pero sí muy buenas y con una gran resistencia también. Por último, las punzonadas, que son las más económicas pero que su tacto es menos agradable que las anteriores.

Colocación: pueden tener varios sistemas para colocarse. El simple es el que tiene una lámina de látex que se adhiere a las fibras y puedes colocarla de forma muy sencilla pegándolas a la moqueta. La doble es la que añade a ese látex una capa sintética, y la de espuma es la que tiene espuma de látex que absorbe el peso y evita que la moqueta se deforme con las pisadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *