Decorar un dormitorio de azul


Los colores son muy importantes a la hora de decorar cualquier estancia de tu hogar, y es que con ellos conseguirás diferentes cosas como más luminosidad o ganar amplitud visual, además claro está de que la estancia esté mucho más bonita. La elección del color es aún más importante cuando se trata del dormitorio ya que tienes que dar con las combinaciones adecuadas para que la estancia sea totalmente relajante, que a fin de cuentas es la estancia en la que más horas vamos a estar y siempre será descansando.

Lo ideal es dar con tonos que no sean demasiado estridentes ya que así se conseguirá un ambiente tranquilo, así que los tonos fríos se ofrecen como las mejores opciones para cualquier dormitorio. Dentro de la gama de fríos, hoy me gustaría hablarte del color azul y de todas sus tonalidades, cualquiera de ellas ideal para un dormitorio tanto de adultos como de bebés, niños o adolescentes. Toma nota de estos consejos para decorar un dormitorio azul:

– Las tonalidades más claras deben estar en las paredes que tengan poca luz para poder aprovecharla mejor, mientras que los más oscuros quedarán genial cerca de las ventanas. Gracias a esto conseguirás aprovechar mucho más la luz natural y con la combinación adecuada también conseguirás que la estancia parezca más amplia.

– Lo mejor que tiene este color es que encaja perfectamente en la decoración de cualquier estación del año, así que únicamente cambiando los elementos textiles o decorativos conseguirás un ambiente más invernal o veraniego, según lo que necesites en cada momento.

– Las colchas, edredones, cojines y almohadones son la excusa perfecta para realizar diferentes combinaciones, tanto en otras tonalidades azules como en otros colores. En color blanco quedará una combinación genial, especialmente si buscas un estilo mediterráneo, aunque otros colores como el negro o el marrón también quedarán muy bien, especialmente en los meses de frío.

– El efecto frío que te puede dar el azul lo puedes contrarrestar con colores cálidos en las cortinas, aunque sin hacer contrastes qeu sean demasiado fuertes. Puedes utilizar colores neutros en ellas o incluso una tonalidad de naranja que no sea muy llamativa para que no le reste protagonismo al resto de la decoración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *