Deshumidificadores para el hogar

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Muchos hogares padecen excesos de humedad en las paredes, en la ropa y en el mobiliario, pudiendo ocasionar incomodidades para su habitabilidad, uso y conservación, además de graves consecuencias para el medio ambiente y la salud, sobre todo para las personas con problemas respiratorios y para los enfermos de asma. Sin embargo es posible eliminar la humedad de las casas con los deshumificadores.

Se trata de un aparato de aspecto similar al del aire acondicionado, cuya función es secar el aire del agua sobrante, almacenarla en un depósito o llevarla directamente a un desagüe. En el mercado podemos encontrar una enorme diversidad de modelos, sistemas, capacidades y potencias. Por eso el gasto energético vendrá determinado por el sistema escogido y las condiciones ambientales de humedad.

Los deshumidificadores son aparatos diseñados para dar una solución inmediata, rápida y eficaz para todos los problemas causados por el exceso de humedad, con la gran ventaja de que no necesitan instalación, pues la mayoría son pequeños equipos domésticos que no requieren gastos de instalación ni de mantenimiento. Funcionan bajo el principio de la condensación. El aire húmedo es aspirado por el ventilador que lo pasa a través de la batería del evaporador, donde se enfría, lo que permite condensar la humedad contenida en el aire. Estos aparatos también son muy útiles para zonas demasiado húmedas, ya que permite secar la ropa de forma más económica.

Los deshumidificadores permiten mantener el porcentaje de humedad de forma automática, controlada y constante. Antes de comprarlo, deberemos infórmanos de la cantidad de litros que son capaces de extraer, que dependerá del volumen del espacio a tratar, fijarse en la capacidad de absorción, hasta los distintos usos que se le vaya a dar: doméstico o industrial. También deberemos valorar el tamaño del aparato, ya que pueden llegar a ocupar bastante espacio, aunque cada vez son más reducidos. Al mismo tiempo prestar atención al consumo para escoger aquel que menor consumo aporte pero sin perder prestaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *