Dormitorio y oficina al mismo tiempo


Joanna Goddard es una de las diez mujeres blogueras estadounidenses más influyentes de 2011, según la todo poderosa revista Forbes. Ella es periodista, madre y esposa. Trabaja desde casa y muchas de esas horas se encierra en su dormitorio, por lo que el pasado otoño sintió que necesitaba un cambio íntegro en la decoración para sentirse más cómoda compartiendo trabajo y horas de sueño en tan reducido espacio.

Recurrió a la decoradora de interiores Jennny Komenda, que ya la había asesorado en otras partes de casa, como la habitación de su bebé, y juntas emprendieron la tarea de dejar un dormitorio agradable e inspirador en un piso de la ciudad de Nueva York.

Cada uno de los rincones está pensado al detalle, por lo que es difícil destacar una sola pieza. Quizá por su colorido, el cojín de flores de colores que decora la cama de la pareja merezca una ojeada especial. El vivo estampado aporta alegría a todo el espacio, mientras que el resto de la decoración es más depurada y clásica. El cabezal, hecho a mano, apuesta por los tonos tierra, tirando a dorado, que contrasta con la fotografía del mar situada pocos centímetros más arriba.

La cómoda la pintaron de un color muy oscuro, que contrasta con el blanco tan limpio de las paredes del dormitorio. También de blanco, pero ribeatado en verde, pintaron el armario de la pareja. Esta es una pieza de rastrillo a la que Komenda customizó añadiendo unos frontales de espejo, que ocultan la ropa del interior y reflejan la luz del espacio, creando una falsa sensación de amplitud.

Para terminar de crear un entorno acogedor y familiar, la propietaria de la casa y la decoradora bañaron las paredes con fotos familiares enmarcadas: la boda, el hijo de la pareja, sus viajes. Como último toque, un par de guitarras del marido aportan el toque masculino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *