Decorar con telas


¿Quieres darle un toque original y diferente a su casa y no te ocurre el qué? Pues no lo pienses más, haz una decoración con telas, es una decoración económica, vistosa y además se puede cambiar siempre que se quiera. La mejor opción es que dediques una mañana a «perderte» en una tienda de telas y allí elijas unos cuentos retales que te gusten. Puedes elegir varias de diferentes colores dentro de una misma gama como morado, añil, rosa, lila… o bien puedes hacer una composición más arriesgada y coger telas con estampados «cantosos». La primera es una buena opción para dar un toque elegante y la segunda resultará una opción impactante y muy resultona.

Con telas se pueden hacer muchas cosas y muy prácticas. Por ejemplo, un plaid. Un plaid es una combinación de varias telas dobladas que se colocan en un lado del sillón o de la cama, pueden ser simplemente decorativas o para taparse en un momento dado cuando se está viendo la tele. Si eliges una tela muy bonita te puede servir para decorar una pared o el techo, en vez de poner un cuadro pones una gran tela. También puedes colocar varias en las paredes y en el techo y crear un rincón chill out completándolo con unos cojines.

Hablando de cojines, si estás cansada de tener siempre los mismos puedes hacerles unas fundas con las telas que has comprado a juego con las que has puesto en el sillón o en las paredes. Y si ya coges carrerilla puedes seguir con más objetos de la casa. Por ejemplo puedes forrar con las mismas telas algún revistero, unas cajas, unos libros… ten cuidado de que el resultado no sea demasiado cargante.

Una tela también puede ser una alternativa a una pared o a un muro de pavés. Si quieres separar dos ambientes puedes colocar una tela a modo de biombo. Te sugerimos una idea muy original si tienes hijos: compra una tela blanca y pintura para textiles y deja que sean ellos los que pinten en la tela. Esta creatividad te servirá para separar, por ejemplo, dos ambientes de un mismo cuarto si son dos hermanos que conviven en una misma habitación. Si le das al coco seguro que se te ocurren muchas más ideas como ésta para decorar con telas.

Decorar la casa con telas


De vez en cuando nos dan ganas de cambiar las cosas, darle un nuevo aire a nuestro hogar. Para ello existe la decoración que tan bien conocemos, podemos cambiar el estilo de nuestra casa de manera sencilla y sin tener que ponernos a pintar paredes o renovar el mobiliario. Nuestra propuesta es hacerlo todo con telas. Nos podemos centrar en las cortinas, los almohadones, el acolchado, los manteles o la tapicería. Si podemos cambiar estos pequeños detalles logremos grandes cambios que se van a notar en el aspecto visual.

En las tiendas podemos encontrar una amplia gama de tejidos con enorme variedad de colores, lo que nos posibilitara elegir el que más nos guste para nuestro estilo. Es importante que siempre intentemos mantener una combinación entre los nuevos tejidos con el mobiliario y accesorios existentes, ya sea en color, motivos o material.

Por ejemplo, podemos empezar forrando las sillas y sillones, o simplemente cambiando los colores a los almohadones, o sobre los brazos del sofá colocar una tela de una tonalidad que haga un buen contraste. Nunca debemos olvidar que todo debe combinar con el color de suelo, alfombra o paredes, ya que esos son elementos que no podremos cambiar ni de lugar ni de color, a no ser que nos liemos a pintar.

Recuerda siempre que cuando quieras cambiar una habitación o el estudio, lo primero a tener en cuenta al elegir el tipo de decoración es consultar el gusto de la persona que pasara su tiempo en ese lugar, para que el nuevo cambio le haga especialmente ilusión y le sirva para renovarse. Piensa que algunos colores alteran los sentimientos de las personas. También es recomendable preguntarle al vendedor si las telas son lavables o qué producto antimanchas usar en caso de tener algún accidente.