La condensación en las casas


La condensación es un problema bastante frecuente en las casas. El vapor de agua se acaba filtrando y atraviesa las paredes. Por eso es importante frenar su avance, para ello es necesario instalar una barrera en la cara caliente del cerramiento. De lo contrario, la humedad se filtraría por las grietas y terminará dañando la estructura de la vivienda.

Es fundamental que el revestimiento sea completamente impermeable. Por eso exista la necesidad de colocar estas barreras continuas y tengan un espesor de 10 a 15 mm. Suelen ser láminas de aluminio que se adhieren a planchas de yeso para garantizar su estabilidad, soportando muy bien el choque del vapor de agua. Del mismo modo, en las tuberías se pueden formar condensaciones por la parte exterior, por lo que se recomienda colocar un elemento separador de protección.

Mientras que en los edificios de nueva construcción, es mucho más fácil colocar estas barreras, en viviendas ya construidas, se pueden aprovechar otros trabajos de reparación para instalar estas láminas en tabiques de escayola. Las estancias del hogar más susceptibles a la humedad son el baño y la cocina, aunque tampoco podemos descuidar las habitaciones poco ventiladas y frías.

El problema también aparece en las casas que tienen decoradas las paredes exteriores con ladrillos, un material que resistente pero que en las juntas que unen los ladrillos, con el paso del tiempo se pierde el mortero a consecuencia de su agrietamiento. Para solucionarlo, se deben de rellenar las zonas deterioradas con una paleta con punta redonda y una mezcla de mortero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *