Materiales para encimeras


Los materiales con los que se realizan las encimeras han ido evolucionando en los últimos años. Pasado de las clasicas superficies de mármol o granito, a los materiales sintéticos. Son los más demandados ya que cuentan con una enorme variedad de colores y acabados. Además, se caracterizan por su resistencia, funcionalidad, estética y facilidad al limpiarlos. Sin embargo, también existen las maderas, el acero inoxidable o las piedras naturales conforman una amplia gama para todos los gustos y exigencias.

Mármol: Tiene la ventaja de que es económico y muy resistente, junto con el granito, ha sido el material más presente en las cocinas. Dispone de una gran variedad de colores y acabados. Pero su textura porosa hace que se manche con facilidad y tenga un desgaste con el paso del tiempo. Pierde brillo frente a los ácidos.

Granito: Algo más simple que el mármol, tiene una gran resistencia al calor, a los golpes y a los productos abrasivos. Es una interesante opción decorativa, puesto que la gama de colores es amplia con acabados vistosos. Su inconveniente se centra en el elevado precio.

Madera: Las encimeras también se fabrican en maderas nobles como el haya o el roble, aunque su coste es importante. No obstante, es el material preferido por muchos porque aporta a la cocina un toque rústico y natural. Su desventaja es que es un material sensible a la humedad, por lo que requeire cuidados, mentenimiento y tratamientos con algún producto sellador. También tiene el inconveniente que se raya con suma facilidad.

Estratificado: Encimera compuesta por un tablero laminado de aglomerado plastificado a alta presión. Tiene la ventaja de que la lámina que lo recubre imita cualquier tipo de material. No obstante, se raya, no soporta elementos calientes, productos ácidos, ni el agua. Es una buena opción si no se dispone de mucho presupuesto.

Acero inoxidable: Se emplea en cocinas de diseño vanguardista porque combina a la perfección con muebles de madera. Muy indicado para los amantes del estilo industrial, además de ser una opción muy higiénica. Sencilla de limpiar, resistente al calor y a los ácidos. Es un material sensible a los golpes y arañazos.

Corian: Es una mezcla de minerales naturales que componen un material sólido y homogéneo, cálido al tacto, similar a las superficies de piedra y bien duro, pero facil de cortar. Este material lo encontramos en más de un centenar de colores que no se ven afectados en exposiciones intensas de luz. Sus inconvenientes son su elevado coste y que no soportan las altas temperaturasr.

Silestone: Material muy popular compuesto por aglomerado de cuarzo casi en su totalidad con resinas polímeras y cristal, lo que le otorga de una gran resistencia. Su acabado es similar al granito, pero no es poroso. Además, no se desgasta, no tiene problemas con manchas, y su mantenimiento y limpieza son muy sencillos. Se puede elegir entre muchos colores, lisos, mates o brillantes. Sin embargo, es uno de los más caros y es muy sensible a los cambios de temperatura.

Mármol Compac: Realizado con mármol y cuarzo, destaca por una gran resistencia al impacto. Se trata de superficies ligeras y libres de poros, lo que facilita su limpieza. Responde perfectamente a la abrasión, los ácidos y los aceites. Su precio es menor que el mármol natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *