Pintar las paredes en colores vivos


Ya hemos hablado en varias ocasiones de lo importantes que son los colores en la decoración de cualquier estancia o ambiente. Una estancia puede lucir de formas totalmente diferentes según los colores que se utilicen para decorarla. En lo que a las paredes se refiere, normalmente se utilizan colores neutros o algunos más vivos pero siempre discretos, y pocas veces se apuesta por colores muy vivos.

Sin embargo, los colores vivos son una excelente opción para decorar las paredes, ya que si consigues combinarlos de forma adecuada puedes conseguir una decoración fantástica en cualquier estancia. Para ello debes tener en cuenta ciertos factores como la luz de la estancia ya que ésta puede modificar cualquier color al incidir directamente sobre él. Si la estancia es muy luminosa, colores como el rojo, el verde, el naranja o el rosa se verán mucho más suaves.

Estancias pequeñas


Estos colores pueden resultar algo agobiantes en estancias pequeñas, con lo que hay que combinarlos adecuadamente para no conseguir un efecto no deseado. Lo ideal se combinarlos con colores como el blanco, marfil, marrón o cualquier otro en una tonalidad clara para contrarrestar la vivacidad que puede dar el rojo, rosa, azul eléctrico, verde, naranja o amarillo. Puedes pintar una pared en colores llamativos y las demás en tonos más neutros, o pintar todas a rayas verticales con ambos tonos para que la estancia sea más llamativa.

Elegir el color


Poder dar con el color vivo adecuado para cada estancia no es tarea sencilla ya que necesitas analizar las características de la estancia y de los colores para poder sacar el máximo partido a su conjunto. Consigue una rueda de colores para tener una idea aproximada de cómo quedaría cada color, aunque en realidad cualquier color llamativo queda bien en cualquier estancia si lo combinas con colores más claros.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *