Una serena casa de verano en los Hamptons

Casa-Hamptons-comedor
Los Hamptons es un lugar ubicado en el estado de Nueva York famoso por convertirse en el destino de vacaciones preferido por los americanos más adinerados. Aquí pasan el verano las familias más ricas de Nueva York y hoy vamos a ver una de estas casas dedicadas el descanso estival. Está situada a pocos minutos de la playa, en un tranquilo bosque de pinos, y pertenece a la diseñadora de moda Ariane Goldman. Vamos a conocerla con más detalle para descubrir cada uno de sus rincones. ¿Te apetece acompañarnos?

Una propiedad de 1968

Los Goldman viven en esta vivienda diseñada en 1968 por el arquitecto Alfredo De Vido. Enclavada en el bosque de pinos de East Hampton, a pocos minutos de la playa, cuenta con una casa principal de cuatro dormitorios y una casa de huéspedes de dos dormitorios para que tengan su propia privacidad.

Zonas de relax

Según podemos ver en las fotografías de Patrick Cline publicadas por la revista Lonny, esta casa cuenta con varias zonas de estar dedicadas al descanso y la lectura. Destacan por estar ubicadas bajo grandes ventanas que permiten la entrada de luz, y en la decoración se han empleado muebles en tonos pastel sobre paredes blancas (izquierda) y un sofá claro con cojines que destacan (derecha), y en ambos casos se han colocado alfombras. Unos espacios muy acogedores, ¿no te parece?

Casa-Hamptons-relax

Una casa soleada y tranquila

Esta vivienda nos transmite una sensación de tranquilidad solamente con ver las fotografías. La luz natural que la inunda y la paleta de colores utilizada en su decoración contribuyen a ello. Nos encontramos con una casa soleada en la que la madera es una de las grandes protagonistas, sobre todo con las vigas del techo que quedan a la vista y que le imprimen toda la personalidad. Está llena de detalles y de rincones especiales en los que merece la pena detenerse. En ellos la familia ha colocado los recuerdos de sus viajes.

Los dormitorios

Cada dormitorio de esta casa tiene su propio estilo. En el que vemos en esta fotografía, por ejemplo, destaca la ropa de cama que lleva el color hasta la estancia, aportando un toque playero con el uso de tonos como el blanco y el azul y la madera en suelos y paredes. Una vez más, las grandes ventanas llenan la estancia de luz natural y permiten que la naturaleza se integre en el espacio interior.

Casa-Hamptons-dormitorio

La importancia de la luz natural

Ya hemos visto que en esta casa se confiere gran importancia a la luz natural, algo que esta familia potenció aún más si cabe quitando las persianas de las habitaciones ya de por sí muy luminosas y pintando de blanco las paredes y techos. Complementados con tonos suaves y pasteles, estos interiores blancos crean un ambiente sereno que sirve de refugio a la familia en vacaciones y durante los fines de semana.

Galería de fotos

Para que te hagas una idea de todo lo que te acabo de contar, te invito a que veas las imágenes de la galería de fotos. Podrás comprobar que, efectivamente, las grandes ventanas sin persianas, los colores elegidos y el mobiliario hacen posible diseñar una casa serena y tranquila, muy acogedora, en la que esta familia disfruta de los momentos de relax.

La cocina tiene suficiente espacio para poder desayunar en ella o celebrar cenas íntimas, y los espacios dedicados a la desconexión, con sofás, taburetes, cojines y alfombras, se suceden a lo largo de toda la casa. Estamos ante un lugar de esos en los que apetece estar. Y si a pocos minutos está la playa, mucho mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *