Sistemas de apertura de ventanas


El sistema de apertura de una ventana es uno de los aspectos fundamentales a la hora de elegir una, ya que debe ser acorde al espacio que tienes en la estancia y a la utilidad que vayas a darle. Además, su tipo de apertura es también importante en el caso de que haya niños, ya que hay algunas que pueden impedir que éstos se expongan a situaciones de riesgo. Veamos los diferentes sistemas de apertura de ventanas:

– Sistema oscilobatiente: es uno de los más seguros que hay en el mercado. Es una combinación de la apertura tradicional y la apertura batiente. Sus herrajes permiten el movimiento de la ventana en ambos sentidos y es muy útil si la estancia necesita una gran ventilación. Está especialmente indicado para ventanas pequeñas.

– Apertura corredera: son la mejor elección para huecos grandes en estancias pequeñas, ya que son más manejables y ocupan únicamente el espacio de la ventana sin que tengas que estar pendiente de no colocar nada en su área de llegada que te impida abrirla.

– Apertura plegable: tiene un funcionamiento similar al de la corredera y divide la ventana en varias hojas o partes. Es también muy útil tanto para grandes como pequeños ventanales.

Ventana fija: si vas a colocar una ventana únicamente para que entre la luz es la opción más adecuada. Las hojas no permiten su apertura, con lo que siempre está cerrada. Se colocan en huecos reducidos o también combinadas con otras.

– Apertura pivotante: este tipo de apertura gira la hoja para que se abra en un ángulo de 180º. Es una buena alternativa a la ventana corredera, aunque debes saber que ocupa más espacio y que debe contar con algún mecanismo que limite el movimiento libre de la hoja.

Proyectantes o batientes: se utilizan también para dejar pasar la luz y el aire pero impedir la entrada de la lluvia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *