Adaptar una casa o vivienda para discapacitados
Existen muchos tipos y grado de discapacidad, pro en la mayoría de los casos se precisa una reforma del hogar principalmente por los problemas de accesibilidad. Los datos revelan que en el 20% de los hogares vive al menos una persona con discapacidad, ya sea motriz, visual o auditiva. En todos los casos se recomienda adaptar la casa o vivienda para facilitar una estancia cómoda, segura e independiente, que redunde en una mejora de su calidad de vida.

- La anchura mínima de cualquier espacio de paso para que pueda circular una silla de ruedas debe ser de 0,80 metros. Mientras que los pasillos debe alcanzar al menos 1,10 metros. Para que puedan realizar giro completo con la silla se necesita un diámetro mínimo de 1,50 metros.
- En el suelo y paredes es recomendable utilizar materiales resistentes a golpes y rayones. Los suelos deben ser lisos y antideslizantes. No colocar alfombras ya que pueden ser un obstáculo.
- Si hay un invidente en casa, los distintos tipos de suelo (baldosas, alfombra o parquet) son claves táctiles para moverse de un sitio a otro.
- Las puertas y ventanas deben de poderse abrir con una sola mano. Lo ideal es que sean correderas.
- Es recomendable que en los cuartos de baño las puertas abran hacia el exterior y que los pestillos de la puertas no deben estar colocados a mucha altura y deben de abrirse tanto desde fuera como desde dentro.
- Si algún miembro de la casa tiene problemas auditivos, las señales auditivas se pueden sustituirse por señales sensoriales, como por ejemplo instalar una luz intermitente conectada al timbre de la puerta o teléfono.
- El cuarto de baño es uno de los espacios con más riesgo de accidentes. Por es importante adaptar esa estancia lo mejor posible, para empezar se pueden colocar duchas especiales más grandes con platos extraplanos y material antideslizante para evitar caídas y resbalones, muebles de baño adaptados, e incluso inodoros regulables en altura.
- Un elemento imprescindible son las barras de apoyo que se colocan en el inodoro y en la bañera o ducha para dar estabilidad. Permiten agarrarse y no caer.
- El modelo de lavabo elegido no debe llevar pie, colocado a una altura correcta y con grifos monomando. Aunque otra buena opción es la grifería electrónica que deja correr agua cuando se ponen las manos y se cierra cuando se retiran.
- En la cocina es importante que todos los electrodomésticos estén a una altura adecuada y sean de fácil apertura. La encimera debe estar media altura, con la parte inferior hueca y libre para que la silla moverse con total libertad. Mientras que los armarios de despensa también deben estar a una altura que se pueda alcanzar.
- Para evitar correr peligros, las cocinas vitrocerámicas son las más recomendables ya que, gracias a su superficie plana son más fáciles de utilizar.
- En el dormitorio conviene que alrededor de la cama se disponga total para poder desplazarse entorno a ella. La cama no debe ser ni demasiado alta ni demasiado baja, simplemente tiene que ser fácil levantarse y acostarse.