Un cabecero de cama con láminas enmarcadas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


A veces queremos encontrar la manera de hacer algo diferente en nuestra habitación y no se nos ocurre como. Probamos cambiando los muebles de sitio, pintando con un color nuevo o comprando una nueva lámpara pero, aún así no encontramos ese toque personal que nos hace falta. He descubierto la solución: cambia el cabecero de tu cama.

Un mural para tus sueños

Si vuestra cama no tiene estructura y el cabecero va separado (o no tenéis cabecero) es el momento de cambiar y darle a vuestra habitación un sello muy  personal.

La idea es sencilla: hacer un mural con láminas (ya sean dibujos, fotos o lo que os guste) enmarcadas. Todo sirve, escoged lo que más os atraiga, marcos de diferentes formas y colores (podéis incluso dejar alguno vacío) o todos dentro de la misma gama de color y colgadlos en la pared, lo suficientemente alejado del colchón para que no os moleste.


Esta composición personal y única hará estallar vuestra creatividad y veréis como toda la habitación cambia por completo. Poned más o menos marcos, ordenados o completamente caóticos… ¡Haced lo que más os guste! Podéis incluso jugar con láminas de madera, como en la foto, o con baldosas.

Una cama con estructura

Si vuestra cama tiene una estructura y ya tiene cabecero, dependiendo de las medidas y del estilo, podéis crear este mural justo encima del cabecero. Si no es muy alto, podéis escoger dos o tres marcos con el contenido que queráis y colgarlos justo tocando el borde del cabezal para que parezca que están apoyados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *