Colores para pintar (tonalidades)
Para combinar correctamente las diferentes tonalidades de colores para pintar las paredes de una vivienda es necesario conocer las características de cada estancia. La iluminación puede hacer que el color se muestre de una forma u otra, así como la cantidad de claridad u oscuridad que hay en una habitación. Por lo tanto, antes de escoger los tonos que deseamos para pintar, es recomendable conocer las particularidades de espacio de nuestra casa.

Los colores claros aportan luminosidad porque reflejan la luz que reciben y crean una sensación de amplitud visual. Mientras que los colores más oscuros absorben gran parte de luz y estrechan la estancia. Por lo tanto, es buena opción pintar los espacios pequeños de colores claritos y los más grandes que tengan ventanas exteriores, los podemos pintar de colores más oscuros.

Colores para pintar (tonalidades)Normalmente, los colores fríos se emplean en habitaciones soleadas, ya que son refrescantes y crean una sensación de calma, tranquilidad y relax. Por otro lado, los colores más cálidos, como amarillos o rojos, sirven más para decorar estancias que tengan un mobiliario que combine con esos colores.

Como comentábamos, la luz influye en las tonalidades finales de cada color. Por ejemplo, la luz solar aporta un tono rojizo a la pintura y suaviza los colores fríos. A diferencia de la luz eléctrica, artificial o de bombilla que crea un efecto gris en los tonos cálidos.