Cómo pintar con efecto óxido
A la hora de elegir un estilo para pintar las paredes tienes muchas y muy variadas opciones, así que podrás personalizar cada pared con el estilo que más te guste y que así encaje perfectamente con el resto de la decoración en cada estancia. Una de las técnicas más novedosas para pintar las paredes es la que te ayuda a conseguir un efecto óxido, con resultados realmente espectaculares.

La aplicación de esta técnica es ideal si quieres conseguir una pared con aspecto envejecido, y aunque te puede quedar bien con varios estilos, con los que mejor lo hará será con el rústico, el retro o el vintaje. Toma nota de estos consejos para pintar con efeto óxido:

– Lo primero que necesitas es que la pared esté totalmente lisa, así que si no lo está debes rasgarla para quitar cualquier desperfecto y cubrir con masilla cualquier agujero que haya.

– Cuando ya tengas todas las paredes lisas, aplica una mano de pintura plástica negra o wengue. Si ves que no queda totalmente cubierta habrá que darle una segunda mano. Después, deja secar durante 8 horas para poder hacer la siguiente tarea.

– Una vez seca habrá que aplicar la patina (que es el efecto óxido). Hazlo con un guante y de forma uniforme por toda la pared. Moja el guante con la patina y pon un poco de producto en varias zonas de la pared para luego extenderlo todo lo que puedas. Extiéndelo hasta que toda la superficie negra se haya quedado bien cubierta con el efecto óxido.

– Lo siguiente será difuminar la patina para que quede de forma irregular, haciendo formas similares al número 8 y sin que ninguna zona quede sobrecargada. Para conseguir que el efecto sea perfecto hay que difuminarlo y estirarlo mucho.