Decoración en color verde

Share on Facebook28Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


El verde es un color llamativo para decorar un hogar. Es raro encontrar un salón, una cocina o un cuarto de baño pintado en este tono. Pero también es verdad que aporta frescura a las estancias y se asocia con la tranquilidad y con la naturaleza. Si se emplea adecuadamente es capaz de transmitir paz y equilibrar la energía de los habitantes de la casa.

Hay muchas formas de decorar una casa en este color. Una de ellas pasa por utilizar el papel pintado. Puedes comprarlo con estampados y no hace falta que forres toda una habitación con él, con cubrir pequeñas partes de la pared será suficiente para darle un toque original a la estancia.

Combinarlo con marrón chocolate

Los colores verdes han de utilizarse con cuidado, ya que si se emplean muy a la ligera pueden provocar cierta apatía. El secreto está en combinar distintas tonalidades. Esto es, verde oliva, verde amarillento, verde manzana… con cierto predominio de las combinaciones más claras; aportará luminosidad al hogar.

Si pintas la habitación en verde, lo mejor será que lo combines con el marrón oscuro. Por ejemplo, las paredes del comedor pueden ir en verde, mientras que los muebles deberán ser de color marrón chocolate. Esta es una de las principales técnicas del contraste en el mundo de la decoración.

Complementos en la vivienda

Por otro lado, no olvides los complementos. Son muy importantes de cara a personalizar un hogar. Marcos de cuadros en color verde, cojines o lámparas de similar tonalidad. En este punto conjugan muy bien los estampados de rayas o de puntos, sobre todo si quieres dar un aspecto juvenil a la habitación.

Los tonos pistacho combinados con el blanco aportan luminosidad. Te iría muy bien tener una vajilla para la cocina en estos colores o, por ejemplo, comprarte una cafetera que no sea gris metalizada, sino que venga en verde.

A la hora de decorar la vivienda ten muy presente que el verde es un color que ofrece muchas posibilidades de combinación y la sensación es distinta en función de la tonalidad que hayas elegido. Los colores claros son más desenfadados y luminosos que los oscuros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *